agosto 3, 2021

Incontinencia de estres

Incontinencia urinaria en la mujer, animación.

La incontinencia de esfuerzo es una forma de incontinencia urinaria que también se conoce como incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE) o incontinencia de esfuerzo. Está causada por el cierre insuficiente del esfínter uretral de la salida de la vejiga.
Toser, reír, estornudar, hacer ejercicio o cualquier otro movimiento que provoque la salida de pequeñas cantidades de orina, provoca un aumento de la presión intraabdominal, que presiona la vejiga. La fascia y los músculos del suelo pélvico suelen proteger la uretra. Si esta ayuda es inadecuada por cualquier causa, la uretra no se cerrará correctamente durante los periodos de alta presión abdominal, provocando el movimiento involuntario de la orina.
El embarazo, el parto, la obesidad y la menopausia provocan la incontinencia de esfuerzo en las mujeres al debilitar el suelo pélvico o comprometer el esfínter uretral, haciendo que se cierre de forma insuficiente, lo que provoca pérdidas de orina.
[tres] [número cuatro] (5) La incontinencia de esfuerzo puede empeorar en la semana que precede a su momento. La reducción de los niveles de estrógeno en ese momento puede dar lugar a una menor presión muscular alrededor de la uretra, lo que aumenta el riesgo de fugas uretrales. La incontinencia de esfuerzo es más común después de la menopausia, debido a la disminución de los niveles de estrógeno. La incontinencia de esfuerzo en las atletas de alto nivel puede producirse en cualquier deporte que requiera aumentos repentinos y frecuentes de la presión intraabdominal que superen la resistencia del suelo perineal. [número seis]

Salud de la vejiga: lo que toda mujer debe saber

La insuficiencia del esfínter uretral externo, de origen iatrogénico o traumático, es la causa más común de incontinencia de esfuerzo en los hombres (e1). Según la bibliografía, la prevalencia de la incontinencia tras una prostatectomía radical oscila entre algo menos del 1% y el 90% (1-3). Esta gran disparidad en las tasas de incontinencia registradas puede atribuirse a las variaciones en la técnica operatoria, así como a las diferentes definiciones de incontinencia. En los últimos años, la cirugía de próstata ha experimentado importantes avances tecnológicos. Dado que hoy en día se conoce mejor la anatomía pertinente, se pueden mantener los nervios con más frecuencia que en el pasado. La continencia se describe de diversas maneras, que van desde la sequedad total hasta el uso de numerosas compresas para la incontinencia al día. Otro factor a tener en cuenta es el momento en que se evalúa la continencia. La incontinencia de esfuerzo transitoria de primer o segundo grado afecta a casi todos los pacientes. El problema suele estar causado por los síntomas irritativos y la incontinencia de urgencia que los acompaña; esto se ve agravado por la debilidad del músculo residual del esfínter externo, que tiene una tarea más difícil que en la situación fisiológica debido a la extirpación quirúrgica de las estructuras adyacentes a él que suelen ofrecer una resistencia adicional. En general, el restablecimiento de la continencia en el plazo de un año tras la cirugía tiene un buen pronóstico (Figura 1 gif ppt) (4, 5).

Tratamiento natural para la incontinencia de esfuerzo (pruebe esto antes

Cualquier forma de pérdida involuntaria de orina se denomina incontinencia urinaria (International Continence Society, ICS). La incontinencia urinaria puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente y grave en las mujeres a medida que envejecen. En las niñas y mujeres de 15 a 64 años, la prevalencia de la incontinencia de esfuerzo oscila entre el 10% y el 40%. (1). En consecuencia, varios estudios han demostrado que la calidad de vida de las personas se ve afectada por ello (e1). Toda mujer con este problema debe recibir una evaluación médica adecuada y una terapia bien fundamentada, que permita una atención individualizada.
Para evaluar el grado de incontinencia se puede utilizar una prueba de almohadilla. Esto puede hacerse con la ayuda de una prueba corta estandarizada desarrollada por la Sociedad Alemana de Continencia (pad test de 1 hora, que mide el volumen de pérdida de orina en una almohadilla después de ejercicios específicos).
La prueba física consiste en una evaluación visual del abdomen y los genitales externos, así como un examen vaginal con el espéculo, para determinar si existe un posible descenso genital simultáneo o cambios en la estructura de los tejidos debido a la deficiencia de estrógenos. El médico comprueba si hay un desplazamiento de las paredes vaginales (descenso, prolapso) durante el examen vaginal en reposo y bajo presión (Figura 1 jpg ppt). En la investigación científica, el sistema de cuantificación del prolapso de órganos pélvicos (POP-Q) se ha convertido en la herramienta aceptada para clasificar el prolapso genital, pero aún no se ha adoptado en la práctica clínica (e3, e4). En este contexto, se utiliza una puntuación de cuatro pasos de acuerdo con las directrices (Tabla 4 gif ppt) (4).

Fugas de la vejiga femenina: soluciones para conseguir el control

Cuando la orina se derrama debido a una presión repentina sobre la vejiga y la uretra, los músculos del esfínter se abren momentáneamente, provocando la incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE). La presión ejercida por actividades bruscas como el ejercicio, los estornudos, la risa o la tos pueden desencadenar una IUE leve. Si la IUE es grave, también se pueden producir pérdidas al realizar actividades menos intensas, como estar de pie, caminar o agacharse. Los “accidentes” de orina pueden variar en tamaño, desde unas pocas gotas hasta una cantidad de orina suficiente para empapar la ropa.
La vejiga hiperactiva (VH), también conocida como incontinencia urinaria de urgencia, es otro problema común de la vejiga (UUI). Las personas con VH tienen una sensación de urgencia incontrolable de “tener que ir”. Cuando tienen ganas de orinar, algunas personas con IO pierden orina. La diferencia anatómica entre la IUE y la OAB es importante. La IUE se refiere a un problema de la uretra, mientras que la OAB se refiere a un problema de la vejiga. En la IUE, la uretra es incapaz de detener el aumento repentino de la presión. La vejiga tiene espasmos y se aprieta de forma incontrolada cuando se padece VH. Visite nuestra página sobre la OAB para obtener más información.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad