octubre 22, 2021
Estres laboral psicologia

Estres laboral psicologia

La ciencia del estrés: de la psicología a la fisiología

Descargo de responsabilidad sobre el material El contenido de este sitio web se produce únicamente con fines educativos. La información sobre una terapia, servicio, producto o tratamiento no pretende reemplazar las recomendaciones de su médico u otro proveedor de servicios de salud autorizado y no pretende respaldar o promover dicha terapia, servicio, producto o tratamiento de ninguna manera. La información y los materiales de este sitio web no pretenden ser una guía exhaustiva de todos los aspectos de la terapia, el producto o la condición mencionados en el sitio. Se aconseja a todos los usuarios que pidan consejo médico a un proveedor de atención sanitaria autorizado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas, así como para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento mencionados en el sitio web son adecuados para ellos. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud y Servicios Humanos no serán responsables si una persona se basa en la información de este sitio web.

Psicología a-level (aqa): la tensión – el estrés en el lugar de trabajo

Todos hemos oído hablar de la tensión, pero ¿qué es exactamente? “La tensión es una respuesta a una situación, no se trata de la situación en sí”, según la Asociación Canadiense de Salud Mental. Cuando llegamos a la conclusión de que las exigencias de una situación son mayores que nuestros recursos para afrontarla, nos ponemos ansiosos. Alguien que se siente cómodo hablando en público, por ejemplo, puede no estar nervioso por hacer una presentación, mientras que alguien que no está seguro de sus habilidades puede estar preocupado por hacerla. Los acontecimientos vitales importantes, como una mudanza o un cambio de profesión, son causas comunes de estrés. Los problemas de larga duración, como una enfermedad prolongada o la crianza de los hijos, también pueden ser traumáticos. También los inconvenientes menores, como enfrentarse al tráfico, pueden ser estresantes”. Adaptado de la publicación de la Asociación Canadiense de Salud Mental de 2018, “Stress”. La tensión laboral, por su parte, son las reacciones físicas y emocionales negativas que pueden producirse cuando hay un desacuerdo entre las demandas laborales del empleado y su nivel de control para cumplir con esas demandas. En general, las altas exigencias en el lugar de trabajo combinadas con la falta de control sobre la situación pueden provocar estrés. El estrés en el lugar de trabajo puede tener un origen diverso o ser desencadenado por un único incidente. Puede afectar tanto a los trabajadores como a los empresarios. Se considera que todo el estrés es saludable (a veces se denomina “desafío” o “estrés bueno”), pero cuando el estrés se convierte en algo que no se puede gestionar, pueden producirse cambios mentales y físicos.

Estrés laboral y burnout – counselling psychology

El trabajo puede ser a la vez gratificante y exigente para la mayoría de las personas. Superar los retos ayudará a los trabajadores y a las empresas a desarrollarse y a ser más resistentes. Por otro lado, las exigencias y los obstáculos pueden conducir a altos niveles de estrés, lo que puede resultar costoso.
El estrés se ve exacerbado por las altas presiones en el trabajo y la falta de dinero.
7 El estrés en el lugar de trabajo también puede verse agravado por una disparidad entre esfuerzo y recompensa, que se describe como una percepción de alto esfuerzo pero baja compensación o reconocimiento. 8 La tensión excesiva, la frustración y la ansiedad suelen estar causadas por objetivos que se consideran extremadamente desafiantes en lugar de retos manejables. 9
La Asociación Americana de Psiquiatría (APA) se esfuerza por poner su sitio web a disposición de las personas con discapacidad.
Póngase en contacto con nosotros en el 202-559-3900 o en [email protected] si tiene problemas para acceder a alguna de las herramientas web de la APA.

Los signos y síntomas del estrés laboral

A lo largo del tiempo, el estrés se ha caracterizado de diversas maneras. Primero se pensó que era una presión del entorno, y luego una tensión dentro de la persona. La definición más aceptada en la actualidad es la que tiene en cuenta la relación entre la situación y la persona. Es la condición psicológica y física que se produce cuando los recursos de un individuo son insuficientes para hacer frente a las demandas y presiones de la situación. Como consecuencia, el estrés es más probable en algunos casos y en algunas personas que en otras. Tanto los individuos como las empresas sufren de estrés, lo que puede dificultar la consecución de sus objetivos (cuadro 1). Fíjate en este cuadro:
Cuando uno o ambos mecanismos no funcionan correctamente, o cuando el cambio de uno a otro es difícil, sentimos estrés. Los enfoques personales de la gestión del estrés se basan en esto (figura 2). La figura 2 muestra que la forma en que una persona percibe o evalúa una situación es crucial para que ésta genere o no estrés. Esta es la piedra angular del modelo transaccional del estrés2, que afirma que la capacidad de una persona para evitar o mitigar el estrés viene determinada por su evaluación de (a) el peligro dentro de una situación (valoración primaria) y (b) sus habilidades de afrontamiento para hacer frente a esa amenaza (valoración secundaria). Las experiencias pasadas de afrontamiento del estrés han influido en estas valoraciones, que a su vez afectan al comportamiento y las valoraciones futuras. En consecuencia, el proceso de evaluación, acciones y estrés es continuo, y la gestión del estrés puede llevarse a cabo modificando la forma de evaluar una situación (técnicas cognitivas) o de responder a ella (técnicas conductuales o cognitivas).

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad