octubre 15, 2021
Dios te habla hoy meditacion diaria

Dios te habla hoy meditacion diaria

Comenzar cada día con dios | escuchar cada día – mañana

“La distracción hará todo lo posible si la destrucción no logra enredarnos”. Beth Moore es una autora. Mientras me siento aquí en mi escritorio, preparándome para escribir algo que espero que les ministre a ustedes, queridos lectores, me doy cuenta de que primero debo practicar lo que quiero compartir con ustedes hoy. Necesito respirar y escuchar. Necesito calmar mis pensamientos y escuchar la voz de Dios.
¿Hay una voz que pueda escuchar? Personalmente, no lo he hecho (pero eso no significa que no ocurra). Sería fascinante revisar todas las veces en la Biblia en las que Dios habla a la gente con una voz audible. Hay numerosos ejemplos disponibles. Cuando leo la Biblia, oigo a Dios hablarme. El sentido de un versículo, tal vez uno que he leído muchas veces antes, se aclara de repente, siempre refiriéndose a una parte de mi vida sobre la que tengo dudas. Algunas veces, cuando leo la Biblia, no siento que haya ganado mucho con la experiencia. Pero, cuando lo necesito, un versículo volverá a mí como si se encendiera una bombilla. Algunas de las formas en que escucho a Dios hablarme son una nueva visión, un pensamiento que sé que no era mío. El Espíritu Santo ilumina la Palabra de Dios, relacionándose con nosotros para que podamos entenderla mejor y cómo se aplica a nuestras vidas. Hay una prueba sencilla que podemos utilizar para ver si la voz que estamos escuchando es la voz de Dios. Dios no tiene miedo de contradecirse a sí mismo. Todo se puede comparar con la Palabra de Dios en la Biblia.

Cómo escuchar a dios hablarle | @jimmy evans

Imagina que estás en un espacio ruidoso y lleno de gente, y que alguien te susurra desde el otro lado de la habitación. Notará que le hablan, pero le resultará difícil oírles. Esto se parece mucho a la voz de Dios. Dios habla en voz baja. Él habla suave y silenciosamente, y sólo aquellos que están realmente recogidos durante el día pueden oír y notar Su voz. El Señor necesita que eliminemos todas las perturbaciones diarias, el ruido implacable del mundo y todo lo demás que ahoga su suave mandato de amor. Busca el recogimiento, y la suave Voz del Señor se volverá transparente como el cristal (ver Diario #1779).
¿Sientes alguna vez que Dios te habla? Si no es así, ¿qué es lo que desvía tu atención y compite por ella? Mira dentro de tu corazón y sabe que la suave Voz de Dios te habla a todas horas del día y de la noche. Trata de prestar mucha atención a Su perfecta voz de amor y haz todo lo que Él te pida. Ten en cuenta Su voz no sólo hoy, sino todos los días. Acostúmbrate a prestar atención a todo lo que Él dice para que nunca te pierdas una palabra.

Medita diariamente en la palabra de dios

7 “Sé valiente y fuerte”. Ten cuidado de seguir todas las leyes que te dio mi siervo Moisés; no te desvíes de ellas ni a la derecha ni a la izquierda, para que prosperes dondequiera que vayas. 8 Mantén este Libro de la Ley en tus labios en todo momento; medítalo día y noche para que puedas hacer lo que dice. Así serás rico y provechoso. 9 ¿No te he dado órdenes? Sé valiente y fuerte. No tengas miedo ni te desanimes; el Señor, tu Dios, te acompañará dondequiera que vayas”.
28 Y sabemos que Dios obra en beneficio de todos los que lo aman y han sido llamados según su razón en todo lo que hace. 29 Porque a todos los que Dios predestinó para que fueran conformados a la imagen de su Hijo, para que fuera el primogénito entre muchos hermanos, también los predestinó para que fueran conformados a la imagen de su Hijo. 30 A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó, también los glorificó.
14 Pero el problema no está en el estatuto, que es espiritual y beneficioso. El problema es conmigo, porque soy demasiado humano, un esclavo del pecado. 15 No me entiendo porque quiero hacer lo correcto pero no lo hago. Más bien, hago lo que desprecio. 16 Sin embargo, si soy consciente de que lo que hago es ilegal, esto demuestra que creo que la ley es sana. 17 Así que no soy yo quien hace lo malo; es el pecado que habita en mí.

Joel osteen – oír en el espíritu

“Enviasteis emisarios a Juan, y él dio testimonio de los hechos… Juan era una linterna ardiente y brillante, y ustedes se contentaron con regocijarse en su luz por un tiempo. Pero mi evidencia es más fuerte que la de Juan. Las obras que el Padre me asignó, las obras que yo realizo, dan testimonio de que el Padre me ha enviado.” 5:33, 35-36 Juan 5:33, 35-36
Al principio, los judíos se alegraron mucho por el testimonio de Juan sobre Jesús. Juan era una “lámpara ardiente y brillante” que iluminaba la divinidad de Jesús como Mesías. Y, al principio, esto parecía ser algo positivo. Pero no es el “objetivo final”, por así decirlo.
¿Cuál es el objetivo final? Para los judíos, era primero llegar a creer en Jesús a través de la predicación de Juan, pero luego llegar a creer en Jesús a través de un testimonio mucho mayor. Jesús no sólo realizó milagros, sino que también demostró la fuerza de su Palabra y su propia presencia espiritual transformadora.
Veremos cómo Dios primero nos llama y luego nos transforma a un nivel mucho más profundo si aplicamos esto a nuestras propias vidas. Al principio, siempre somos atraídos a Cristo por un poderoso sermón o testimonio de otra persona. Muchas personas están llamadas a desempeñar el papel de Juan el Bautista en nuestras vidas.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad