junio 21, 2021
Modelo transaccional del estres de lazarus y folkman

Modelo transaccional del estres de lazarus y folkman

El estrés como proceso psicológico, incluido el transaccional

Comprender algunos de los mecanismos en los que se basa el estrés y cómo afectan al modo en que nos esforzamos por afrontarlo es una forma de mejorar nuestra relación con él. El modelo transaccional del estrés y el afrontamiento1 es una forma de entenderlo. Nuestra percepción del estrés, según el modelo transaccional del estrés y el afrontamiento, es esencialmente un método de evaluación, reacción y adaptación.
Según el modelo transaccional del estrés y el afrontamiento, el estrés se experimenta como una valoración (evaluación) de la situación en la que nos encontramos. El modelo transaccional propone que antes de sentir y reaccionar al estrés, pasamos por dos etapas de evaluación. En la evaluación primaria analizamos la situación para ver si es importante para nosotros. En concreto, consideramos si nos va a reportar beneficios o perjuicios. No nos molestamos si no lo hace (decidimos que es irrelevante). Si es importante, determinaremos si es útil o perjudicial. Si creemos que es arriesgado, pasamos a una evaluación secundaria. En estas evaluaciones determinamos si tenemos la capacidad de hacer frente a la situación, normalmente sopesando el equilibrio de las demandas situacionales (como el peligro, la complejidad, la dificultad, etc.) frente a nuestros recursos percibidos (incluyendo cosas como el apoyo social, la experiencia, etc., ver más aquí). Experimentamos un estrés negativo cuando creemos que las expectativas superan al capital (también descrito como amenaza, sobre el que puedes leer más en nuestro post sobre la sensación de agobio). En esta fase, también empezamos a utilizar mecanismos de afrontamiento.

Teoría de lazarus sobre el estrés y el afrontamiento

Para comprender cómo las personas aprenden a afrontar el estrés, es fundamental considerar primero los distintos significados del estrés y cómo ha evolucionado la investigación sobre el afrontamiento junto con los distintos enfoques del estrés. El estrés se ha definido como una reacción, un estímulo y una operación. La forma en que una persona piensa en el estrés influye en su reacción, adaptación y estrategias de afrontamiento.
Hans Selye (1956) propuso por primera vez el modelo del estrés como respuesta, que define el estrés como un patrón de respuesta fisiológica y se incluyó en su modelo del síndrome general de adaptación (GAS) (Figura 16.3). Este modelo contiene tres principios que explican el estrés como variable dependiente:
Selye introdujo la idea de que la respuesta al estrés podía dar lugar a resultados positivos o negativos en función de las interpretaciones cognitivas de los síntomas físicos o de la experiencia fisiológica en The Stress Concept: Pasado, presente y futuro (1983) (Figura 16.3, “Modelo de adaptación general al estrés”). De este modo, el estrés puede clasificarse como eustress (positivo) o dystress (negativo). Selye, por su parte, seguía considerando el estrés como un constructo o reacción fisiológica. Otros investigadores ampliaron gradualmente sus perspectivas sobre el estrés para incluir e incorporar principios psicológicos antes en el modelo de estrés.

Modelo transaccional del estrés y el afrontamiento

El estrés se ha descrito históricamente como una respuesta caracterizada por la excitación fisiológica y el afecto negativo, en particular la ansiedad, en respuesta a un estímulo, a menudo denominado estresor, que le ocurre al individuo, como un choque de laboratorio o la pérdida de un trabajo. Richard Lazarus describió el estrés como una relación entre un individuo y su entorno que se evalúa como personalmente significativa y que pone a prueba o excede los recursos de afrontamiento en su libro de 1966 Psychological Stress and the Coping Process (Lazarus, 1966). La teoría del estrés y el afrontamiento se basa en este concepto (Lazarus y Folkman, 1984).
La teoría del estrés y el afrontamiento ofrece una base para desarrollar y probar teorías sobre la respuesta al estrés y su efecto en la salud física y mental. El sistema destaca la importancia de dos mecanismos, la evaluación y el afrontamiento, como mediadores de la relación persona-ambiente. La teoría del estrés y el afrontamiento es…

Modelo de estrés transaccional (lazarus og folkman)

Comprender algunos de los mecanismos que sustentan el estrés y cómo afectan a las formas en que nos esforzamos por afrontarlo es una forma de mejorar nuestra relación con él. El modelo transaccional del estrés y el afrontamiento1 es una forma de entenderlo. Nuestra percepción del estrés, según el modelo transaccional del estrés y el afrontamiento, es esencialmente un método de evaluación, reacción y adaptación.
Según el modelo transaccional del estrés y el afrontamiento, el estrés se experimenta como una valoración (evaluación) de la situación en la que nos encontramos. El modelo transaccional propone que antes de sentir y reaccionar al estrés, pasamos por dos etapas de evaluación. En la evaluación primaria analizamos la situación para ver si es importante para nosotros. En concreto, consideramos si nos va a reportar beneficios o perjuicios. No nos molestamos si no lo hace (decidimos que es irrelevante). Si es importante, determinaremos si es útil o perjudicial. Si creemos que es arriesgado, pasamos a una evaluación secundaria. En estas evaluaciones determinamos si tenemos la capacidad de hacer frente a la situación, normalmente sopesando el equilibrio de las demandas situacionales (como el peligro, la complejidad, la dificultad, etc.) frente a nuestros recursos percibidos (incluyendo cosas como el apoyo social, la experiencia, etc., ver más aquí). Experimentamos un estrés negativo cuando creemos que las expectativas superan al capital (también descrito como amenaza, sobre el que puedes leer más en nuestro post sobre la sensación de agobio). En esta fase, también empezamos a utilizar mecanismos de afrontamiento.

Te pueden interesar

5 min de lectura
4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad