agosto 5, 2021
Terapias para el estres

Terapias para el estres

Tratar el estrés con terapia cognitivo-conductual (tcc)

La meditación y la acupuntura son ejemplos de terapias integradoras que pueden ayudar a combatir la depresión y otros problemas relacionados. A medida que las pruebas demuestran sus efectos beneficiosos para la salud, estas estrategias están ganando aceptación masiva.
La doctora Linda Lee comparte sus principales recomendaciones para aliviar el estrés, haciendo hincapié en los enfoques que abordan tanto la mente como el cuerpo. “Creo sinceramente que es importante tratar el bienestar no sólo desde un punto de vista físico, sino también desde el punto de vista del cerebro y de cómo éste conduce a los síntomas”, afirma.

Terapias integradoras en casa: la respiración

Cuando nos enfrentamos a obstáculos en la vida, estamos obligados a experimentar algún nivel de estrés. Cuando nos sentimos seguros de nosotros mismos y al mando, podemos atravesar situaciones estresantes con facilidad.
Sin embargo, los niveles de estrés pueden aumentar en algunas circunstancias, como durante períodos de estrés prolongado o después de un acontecimiento traumático. Esto se debe a que los efectos fisiológicos y psicológicos del estrés empeoran. La preocupación excesiva, el corazón palpitante, el estómago revuelto y otros síntomas de estrés pueden empezar a interferir en su bienestar general y hacer que las circunstancias específicas o cotidianas de la vida sean difíciles de afrontar.
La TCC le dará una nueva perspectiva de su situación, permitiéndole recuperar el control, reducir la gravedad de sus síntomas fisiológicos y emocionales y desarrollar técnicas útiles que le ayuden a afrontar las circunstancias estresantes con más confianza y facilidad.
La TCC para el estrés le ayuda a comprender cómo algunos patrones de pensamiento y comportamiento pueden conducir a un aumento de los niveles de estrés. También puede ayudarle a desarrollar nuevos patrones de pensamiento y comportamiento que le permitan reconocer las causas del estrés y mejorar su confianza y capacidad para afrontar las situaciones estresantes con mayor eficacia.

Musicoterapia y emociones para la depresión, el estrés y la mente

Los pensamientos negativos aumentan nuestros niveles de estrés. El “afecto negativo”, o el estar de mal humor, no sólo puede colorear nuestra experiencia, haciendo que muchas de las cosas que encontramos nos parezcan más desagradables e incluso desalentadoras, sino que nuestro mal humor también puede ser contagioso, haciendo que los demás nos traten con menos amabilidad, perpetuando la negatividad en nosotros y en casi todo lo que encontramos en cierta medida.
Se ha demostrado que muchos problemas, como los trastornos de ansiedad, la depresión e incluso el estrés extremo, se benefician de la terapia cognitiva.
Si el estrés está causando alteraciones del estado de ánimo o simplemente produciendo emociones negativas que están interfiriendo con un estilo de vida más feliz, la terapia cognitiva (o una combinación de terapia cognitiva y conductual) puede ser una opción terapéutica extremadamente exitosa.
Dos personas, por ejemplo, pueden estar atrapadas en el tráfico. Esta situación puede verse como una oportunidad para escuchar música o perderse en los pensamientos mientras se está (o se permanece) cómodo. Otra persona puede enfadarse por la pérdida de tiempo o la sensación de estar atascado.

Autoayuda tcc para el estrés

La mejor manera de tratar la depresión o la ansiedad es informarse sobre los distintos servicios de tratamiento disponibles y luego adaptarlos a sus necesidades específicas.

La terapia de flotación reduce el estrés

Trabajar con un especialista para decidir la combinación adecuada también es beneficioso.
La terapia le ayudará a ser más consciente de cómo se siente, por qué se siente así, qué le afecta y cómo puede cambiar su respuesta a ello. Otras formas de asesoramiento enseñan a replantear los pensamientos negativos y a modificar los hábitos.
Hay varias formas de asesoramiento entre las que elegir. La terapia cognitivo-conductual, la terapia interpersonal y la terapia psicodinámica son tres de los enfoques más comunes para tratar la depresión. A menudo se utiliza un enfoque híbrido.

Te pueden interesar

5 min de lectura
4 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad