septiembre 24, 2021
Estres y dolor

Estres y dolor

Relación entre el estrés y el dolor

“El estrés tiene una serie de efectos en el cuerpo, que van desde los cambios de humor hasta los dolores de cabeza y las fluctuaciones de peso. Sin embargo, el dolor de cuello y de espalda es un efecto secundario del estrés que a menudo se pasa por alto. Los episodios repetitivos de estrés pueden provocar con el tiempo problemas musculoesqueléticos en estas zonas del cuerpo”.
Los adultos son conscientes de que el estrés perjudica a su columna vertebral, según datos publicados en Statista.com. Los participantes en una encuesta en línea clasificaron lo siguiente como la causa más común de dolor de cuello y espalda: Sin embargo, una cierta cantidad de estrés es necesaria.

Cómo afecta el estrés a la percepción del dolor

Hay muchas circunstancias difíciles en la vida. Puede que le preocupe cumplir un plazo, manejar sus finanzas o incluso sacar a los niños de la puerta por la mañana (vale, quizá no sea tan sencillo).
“Siete de cada diez adultos en Estados Unidos afirman que sienten estrés o ansiedad de forma regular, y la mayoría dice que interfiere al menos moderadamente en sus vidas”, según la Anxiety and Depression Association of America.
Cuando uno está en peligro, el cuerpo experimenta una reacción química que le ayuda a responder rápidamente. Esta respuesta, también conocida como “lucha o huida” o “respuesta al estrés”, es el intento de tu cuerpo de protegerte de las lesiones. Por desgracia, el cuerpo no siempre puede distinguir entre un peligro real y el estrés de la vida cotidiana.
Esta reacción puede desencadenarse en cualquier situación estresante, desde escapar por poco de una colisión frontal hasta quedar atrapado en un atasco, lo que provoca un aumento del ritmo cardíaco, de la presión arterial y de la tensión muscular.
En las enfermedades autoinmunes, el sistema inmunitario produce anticuerpos que se dirigen a los tejidos sanos del organismo y los destruyen, en lugar de combatir las infecciones. Los anticuerpos se unen al tejido conectivo del interior de las articulaciones en enfermedades como la artritis reumatoide y el lupus, causando molestias, rigidez, hinchazón y, si no se trata, posiblemente daños permanentes en las articulaciones.

Citas sobre el estrés y el dolor

Según la Asociación Americana de Psicología, la mayoría de los estadounidenses están sometidos a un estrés entre moderado y alto. La mitad de los encuestados en la encuesta Stress in America 2010 de la American Psychological Association dijeron que la economía, el trabajo o la incertidumbre financiera eran fuentes de estrés. La Asociación Americana de Psicología declaró recientemente que estas tensiones han aumentado drásticamente en los últimos cinco años, causando una gran preocupación por el bienestar físico y emocional de los estadounidenses. El estrés también se ha relacionado con el dolor crónico en los estudios. A continuación se explica cómo el estrés afecta a la percepción del dolor y cómo Maryland Pain and Wellness puede ayudar.
El estrés es una reacción fisiológica, emocional o de comportamiento a los cambios en el propio cuerpo o en el entorno de vida. El estrés puede ser causado por una variedad de factores, incluyendo la muerte de un ser querido o la pérdida de una carrera. También hay problemas de salud que causan ansiedad, como la posibilidad de una enfermedad o un diagnóstico. También hay ocasiones felices que causan estrés, como el nacimiento de un hijo o un ascenso laboral.
La percepción del dolor se ve influida por el estrés de dos maneras. El sexo, la edad y el dolor, el estrés o las provocaciones que activan el sistema modulador del dolor descendente, que suprime el dolor, afectan a la analgesia inducida por el estrés. Cuando el estrés, la ansiedad y el miedo están presentes, la hiperalgesia inducida por el estrés exacerba el dolor y afecta a su gravedad, extensión y causa.

El estrés y la percepción del dolor

El dolor crónico y el estrés tienen una relación complicada. Puede ser estresante vivir con dolor cada día. También puede dar lugar a problemas de salud mental. En realidad, la ansiedad o la depresión afectan a un tercio de los adultos con artritis.
Cuando se tiene dolor crónico, siempre se está pensando en él. Vivir con dolor crónico le hará sentir que no puede participar en algunas de sus actividades favoritas. Actividades sencillas como agacharse, sujetar la compra o subir escaleras pueden resultar difíciles para las personas con artritis. Si le cuesta encontrar formas de manejar su dolor, éste puede afectar a sus sentimientos, haciéndole sentir enfadado, irritado, nervioso o deprimido.
El dolor crónico puede empeorar con el estrés. Tus músculos se contraen o sufren espasmos como consecuencia del estrés, lo que aumenta el dolor. Cuando estás nervioso, los niveles de la hormona cortisol aumentan. Con el tiempo, esto puede provocar inflamación y malestar.
Consulte a su médico si sufre de dolor crónico, así como de estrés, ansiedad o depresión. Su médico se asegurará de que está recibiendo el tratamiento adecuado para sus síntomas y su condición. Su médico también puede remitirle a un profesional de la salud mental que le ayude a aprender nuevas habilidades de afrontamiento que puedan mejorar cómo se siente tanto en su cuerpo como en su mente.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad