septiembre 25, 2021
Como prevenir el estres

Como prevenir el estres

Formas de gestionar el estrés

Las personas pueden tener reacciones intensas y duraderas tras un incidente traumático. Las catástrofes personales o ambientales, así como los atentados, son ejemplos de estos casos. Es posible que aparezcan signos físicos o emocionales. A continuación se presentan algunos ejemplos de reacciones comunes a un acontecimiento estresante:
El estrés es un problema al que se enfrentan muchos niños y adolescentes. Cuando el estrés está relacionado con un acontecimiento traumático, como un desastre natural, la muerte de un familiar, un tiroteo en la escuela o el abuso en la comunidad, los jóvenes pueden sentirse especialmente abrumados. Los padres, cuidadores y educadores pueden ayudar a los jóvenes a sentirse mejor proporcionándoles estabilidad y apoyo.
Recomendaciones de los padres y cuidadores
Cuando ocurren acontecimientos aterradores o traumáticos en la vida de un niño, es normal que esté preocupado. Hablar con sus hijos sobre estos incidentes ayudará a situar la información aterradora en un contexto más equilibrado. Esté atento a lo que sus hijos ven y escuchan sobre los acontecimientos traumáticos en sus vidas. A continuación se ofrecen varias sugerencias para ayudar a los niños a lidiar con sus emociones:
Consejos para niños y adolescentes
Es normal estar preocupado por su seguridad y protección después de un incidente traumático. Incluso si no estuviste involucrado personalmente, podrías estar preocupado por cómo este tipo de incidente te afectará en el futuro. Para obtener algunas ideas sobre cómo afrontar estos temores, consulta las sugerencias que aparecen a continuación.

Cómo aliviar el estrés y la ansiedad

En el trabajo, en casa y en la carretera, todos estamos estresados. Podemos deprimirnos especialmente como resultado de un encuentro negativo con otras personas, demasiado trabajo o molestias cotidianas como estar atascado en el tráfico.
El estrés negativo hará que te sientas y rindas menos de lo óptimo: psicológica, física y emocionalmente. Sin embargo, la vida de nadie está totalmente libre de estrés. Es importante saber cómo lidiar con la tensión en tu vida. Para lidiar con ella, prueba estas tres estrategias básicas.
Admitámoslo, ¡hablamos con nosotros mismos! A veces hablamos en voz alta, pero sobre todo en nuestra cabeza. También es posible la autoconversación positiva (“puedo hacerlo” o “todo irá bien”) y negativa (“nunca mejoraré” o “soy tan estúpido”). El estrés se ve exacerbado por el autodiscurso negativo. La autoconversación positiva le ayudará a desestresarse y a controlar el estrés. Puedes aprender a cambiar los sentimientos negativos por otros constructivos con la práctica. Considere el siguiente escenario:
Las acciones que te ayudan a desactivar el estrés en el momento se conocen como “calmantes de emergencia para el estrés”. Se pueden necesitar diferentes calmantes del estrés para diferentes condiciones, y a menudo es beneficioso combinarlos. He aquí algunas sugerencias:

Cómo reducir el estrés y la tensión

¿Se siente tenso? Empiece por encontrar las posibles fuentes de estrés en su vida. Algunos factores de estrés no son tan claros como parecen. Haga una lista de control de sus propios pensamientos, emociones y comportamientos inductores de estrés. Examine los comportamientos, actitudes y excusas para evaluar y reconocer las verdaderas causas del estrés personal. Acepte la responsabilidad de su parte en la causa o la perpetuación de la tensión en su vida.
Un diario sobre el estrés le ayudará a reconocer los factores de tensión habituales en su vida y cómo los afronta. Lleve un registro de su tensión en su diario en todo momento. Revisa tu registro habitual para ver si hay alguna tendencia o tema que se repita en tu diario. Haz una lista:
La forma en que piensas tiene un gran impacto en tu salud mental y física. Tu cuerpo responde como si estuviera en medio de una situación tensa cada vez que tienes un pensamiento negativo sobre ti mismo. Si te ves de forma positiva, es más probable que te sientas bien contigo mismo; por el contrario, si te ves de forma negativa, es menos probable que te sientas bien. Hay que evitar palabras como “todavía”, “nunca”, “puedo” y “debo”. Son signos reveladores de una autoconversión negativa.

Cómo afrontar el estrés

Chloe Carmichael, PhD, contribuyó a este artículo como coautora. Chloe Carmichael, PhD, es una psicóloga clínica licenciada en la ciudad de Nueva York con una práctica privada. Chloe se especializa en problemas de relación, gestión del estrés, autoestima y asesoramiento profesional, y tiene más de una década de experiencia en consultoría clínica. Chloe también ha impartido cursos de grado en la Universidad de Long Island y ha trabajado como profesora asociada en la Universidad de Nueva York. Chloe obtuvo su doctorado en psicología clínica en la Universidad de Long Island en Brooklyn, Nueva York, y completó su formación clínica en el Lenox Hill Hospital y en el Kings County Hospital. Es autora de “Nervous Energy: Harness the Power of Your Anxiety”, publicado por la Asociación Americana de Psicología.
Puede parecer que el estrés es algo que simplemente tenemos que aceptar a veces. Hay que correr, correr y correr para salir adelante en estos tiempos. Por desgracia, es perjudicial para nuestra salud mental y física. Para controlar la tensión y aprovechar mejor el día, siga los siguientes pasos.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad