junio 24, 2021
Como gestionar el estres

Como gestionar el estres

¿cómo controlar el estrés?

La respuesta al estrés es una reacción física provocada por circunstancias estresantes. El cerebro envía señales a los músculos, que se contraen, y a las glándulas suprarrenales, que liberan hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol. El corazón late con fuerza, la presión arterial aumenta y se envía más sangre al cerebro y a los músculos; la respiración se acelera para llevar más oxígeno a la sangre y el cuerpo libera carbohidratos y grasas en la sangre para obtener energía.
La respuesta al estrés le ayudará a superar una situación estresante a corto plazo. El estrés crónico, en cambio, puede causar daños físicos. “El estrés eleva los niveles de azúcar en sangre, lo que puede agravar la diabetes. Puede aumentar la presión arterial y dejarnos sin dormir. La gente puede ponerse nerviosa, preocupada, deprimida o irritada como consecuencia de ello”, coincide el Dr. Webster. Las enfermedades cardíacas, la acidez de estómago y una serie de otras condiciones de salud se ven incrementadas por el estrés crónico.
El estrés puede manifestarse de diversas maneras. Los signos físicos del estrés incluyen dolores de cabeza por tensión, dolor de espalda, indigestión y palpitaciones. Puede manifestarse como problemas cognitivos, como la indecisión y la falta de concentración. El llanto, la irritabilidad y el nerviosismo son algunos de los signos emocionales del estrés. El estrés también puede manifestarse en comportamientos perjudiciales. Según el Dr. Webster, “conducir un coche demasiado rápido, comer en exceso o fumar pueden ser signos conductuales de estrés”.

Cómo gestionar el estrés

En el trabajo, en casa y en la carretera, todos estamos estresados. Podemos deprimirnos especialmente como resultado de un encuentro negativo con otras personas, demasiado trabajo o molestias cotidianas como estar atrapado en el tráfico.
El estrés negativo hará que te sientas y rindas menos de lo óptimo: psicológica, física y emocionalmente. Sin embargo, la vida de nadie está absolutamente libre de estrés. Es importante aprender a lidiar con la tensión en tu vida. Para lidiar con ella, prueba estas tres estrategias básicas.
Admitámoslo, ¡hablamos con nosotros mismos! A veces hablamos en voz alta, pero sobre todo en nuestra cabeza. También es posible la autoconversación positiva (“puedo hacerlo” o “todo irá bien”) y negativa (“nunca mejoraré” o “soy tan estúpido”). El estrés se ve exacerbado por el autodiscurso negativo. La autoconversación positiva le ayudará a desestresarse y a controlar el estrés. Puedes aprender a cambiar los sentimientos negativos por otros constructivos con la práctica. Considere el siguiente escenario:
Las acciones que te ayudan a desactivar el estrés en el momento se conocen como “calmantes de emergencia para el estrés”. Se pueden necesitar diferentes calmantes del estrés para diferentes condiciones, y a menudo es útil combinarlos. He aquí algunas sugerencias:

Cómo gestionar el estrés – consejos para estudiar – salud mental de los estudiantes

El control del estrés abarca una amplia gama de estrategias y psicoterapias destinadas a reducir el nivel de estrés de una persona, especialmente el estrés crónico, con el objetivo de mejorar su funcionamiento diario. El estrés provoca una gran variedad de síntomas físicos y mentales, que difieren según las circunstancias de cada persona. Puede implicar tanto problemas de salud física como mental. En el mundo actual, la gestión del estrés se reconoce como una de las claves para una vida equilibrada y saludable. A pesar de que la vida está llena de exigencias que pueden ser difíciles de manejar, la gestión del estrés ofrece una variedad de opciones para reducir la ansiedad y mantener el bienestar general.
Dado que en la actualidad no se ha investigado lo suficiente sobre la eficacia de las diferentes estrategias de gestión del estrés, evaluar su efectividad puede ser un reto. En consecuencia, la cantidad y consistencia de las pruebas de los distintos enfoques varía enormemente. Algunos son reconocidos como intervenciones apropiadas para su uso en psicoterapia, mientras que otros se consideran enfoques alternativos porque hay menos pruebas a su favor. Hay muchas asociaciones especializadas dedicadas a apoyar y educar en las terapias tradicionales y alternativas.

Cómo gestionar el estrés

Si estás a punto de ir a una entrevista de trabajo o te sientes estresado por las acciones de tu hijo en el patio, es importante que tengas a mano algunas estrategias para reducir el estrés en este momento.
La imaginería guiada es como tomarse unas vacaciones mentales.
Puede consistir en visualizarte en tu “buen lugar”, por ejemplo, sentado en una playa, escuchando las olas, oliendo el mar y sintiendo la cálida arena bajo tus pies.
Simplemente cierre los ojos durante un minuto e imagínese en un entorno sereno. Piensa en todas las experiencias sensoriales que tendrías y anímate a sentirte como si estuvieras allí en persona. Cierra los ojos y vuelve al momento presente después de unos minutos.
Puedes idear un mantra para repetirlo en tu cabeza mientras respiras larga y profundamente. También puedes dedicar unos minutos a practicar la atención plena, que consiste en estar presente en el momento. Simplemente, concéntrate en lo que ves, oyes, saboreas, sientes y hueles.
Si te concentras en el presente, no podrás rumiar algo que ya ha sucedido ni preocuparte por algo que sucederá en el futuro. La meditación y la atención plena requieren tiempo para dominarlas, pero reducirán drásticamente los niveles de estrés.

Te pueden interesar

5 min de lectura
5 min de lectura
6 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad