octubre 15, 2021
Estres y memoria

Estres y memoria

La relación entre el estrés y la memoria

Todos somos conscientes de que vivir en circunstancias estresantes tiene importantes efectos emocionales e incluso físicos. Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto reducir nuestros niveles de estrés y mejorar nuestra vida?
Como resultado, lidiar con el estrés hace que sea más difícil lidiar con el estrés potencial porque reduce tu capacidad de controlar la situación, manejar el estrés y evitar que las cosas se salgan de control.
Pero no te desanimes. No es difícil reducir tus niveles de estrés; todo lo que tienes que hacer es convertir la gestión del estrés en una prioridad si quieres revertir este efecto. Cuanto antes empiece a manejar adecuadamente su estrés, más fácil será prevenir los daños potenciales del estrés inesperado.
Afortunadamente, la plasticidad del cerebro le ayuda a moldear, alterar y reconstruir las áreas dañadas mientras aprendes nuevas habilidades. Como resultado, el uso de estrategias seguras para aliviar el estrés preparará al cerebro para gestionar el estrés de forma más eficiente y reducirá el riesgo de posibles problemas relacionados con el estrés.

Estrés y memoria

Los exámenes, los plazos ajustados y las disputas interpersonales son sólo algunas de las muchas actividades que pueden hacer que los estudiantes y los profesores experimenten altos niveles de estrés. El estrés, así como las hormonas y los neurotransmisores producidos durante y después de un acontecimiento traumático, se han descrito como moduladores significativos de los procesos de aprendizaje y memoria humanos, con importantes implicaciones para los entornos educativos. Aunque se cree que el estrés durante el proceso de aprendizaje mejora el desarrollo de la memoria, lo que da lugar a buenos recuerdos, el estrés perjudica en gran medida la recuperación de la memoria, lo que hace que los estudiantes corran el riesgo de suspender los exámenes. El estrés también puede dificultar la actualización de los recuerdos a la luz de los nuevos conocimientos, lo que desencadena un cambio de un modo de aprendizaje fluido y “cognitivo” a un comportamiento más estático y de “hábito”, según pruebas recientes. Estos cambios relacionados con el estrés pueden explicar algunas de las dificultades que tienen los estudiantes para aprender y recordar en el aula. Utilizar estas ideas de la psicología y la neurociencia para ayudar a los procesos educativos tanto de los alumnos como de los profesores tiene el potencial de ser beneficioso.

El estrés y la memoria

El Centro de Estudios sobre el Estrés Humano (CSHS) se compromete a ayudar a los canadienses a mejorar su salud física y mental proporcionando investigaciones clínicamente sólidas sobre el impacto del estrés en el cerebro y el cuerpo.
Podemos adquirir, almacenar y recordar información y/o experiencias gracias al procesamiento de la memoria. La memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo son dos tipos de memoria. Nuestra memoria a corto plazo (también conocida como memoria de trabajo) almacena primero la información, antes de ser procesada y almacenada en nuestra memoria a largo plazo. ¿Cómo se hace?
Las tres etapas del procesamiento de la memoria pueden considerarse de la siguiente manera: La codificación es similar a escuchar música, la consolidación es similar a capturar la música (o grabar un CD), y la recuperación es similar a reproducirla.
2. La consolidación es el mecanismo por el que la información se procesa en nuestra memoria a largo plazo. Por ejemplo, puedes trabajar la información repitiendo mentalmente el número. Es parecido a grabar un CD para consolidar un recuerdo. Si el CD se ha grabado, se almacena en la memoria a largo plazo.
Cuando codificamos los datos, normalmente empleamos diversas técnicas para garantizar que los datos empiecen a consolidarse. Sin embargo, la mayoría de las veces, para memorizar detalles, simplemente los repetimos en nuestra cabeza. Si te envío el número de teléfono 761-6131 y te digo que lo marques en la cabina del final del pasillo, es muy probable que lo repitas antes de marcarlo. Al hacerlo, te aseguras de que el rastro de memoria del número de teléfono permanezca activo en tu memoria a corto plazo.

¿afecta el estrés a la memoria? – elizabeth cox

Se ha demostrado que la ansiedad clínica y el estrés agudo provocado por grandes acontecimientos vitales tienen efectos negativos en las funciones cognitivas, incluida la memoria de trabajo (MT). Sin embargo, en poblaciones no clínicas, se sabe menos sobre las relaciones entre la ansiedad estatal o el estrés diario y los resultados de la memoria de trabajo. En una amplia muestra en línea de adultos estadounidenses no deprimidos, examinamos las relaciones entre estos dos factores y tres compuestos de la memoria de trabajo (memoria de trabajo verbal, memoria de trabajo visoespacial y rendimiento de actualización n-back). Descubrimos una relación negativa entre el éxito de la WM y la ansiedad, pero no el estrés. Como resultado, el rendimiento de la WM tiende a ser relativamente resistente a la ansiedad normal y al estrés diario.
La ansiedad es un estado de mayor vigilancia asociado a un aumento de la sensibilidad sensorial general como resultado de la ambigüedad o la disputa (Grillon, 2002). (Gray, 2001; Cornwell et al., 2007; Eysenck et al., 2007; Grupe y Nitschke, 2013). La ansiedad se caracteriza por la falta de control sobre los pensamientos preocupantes y los sesgos atencionales, lo que conduce a un mayor énfasis en los estímulos negativos (Matthews y Wells, 1996). Se ha demostrado que la ansiedad deteriora la capacidad cognitiva, como la WM (Maloney et al., 2014). (Moran, 2016). Esta conexión es recíproca, ya que la discapacidad cognitiva puede conducir a un aumento de la ansiedad (Petkus et al., 2017).

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad