octubre 17, 2021
Como aliviar el estres y la ansiedad

Como aliviar el estres y la ansiedad

Cómo reducir el estrés + la ansiedad | 10 sencillos consejos

La gestión del estrés requiere que cuides tu salud mental y física a largo plazo. Sin embargo, no siempre hay tiempo para una siesta, una subida a un cuatriciclo o un buen libro. Por eso, aquí tienes 25 actividades para aliviar el estrés que se pueden realizar en cinco minutos o menos. Todo el mundo debería encontrar una estrategia rápida para aliviar el estrés que le funcione, ya sea comer chocolate o meditar.
1. Respire lenta y profundamente para reducir la presión arterial y el ritmo cardíaco. Para aliviar la ansiedad, pruebe la respiración pranayama, una técnica yóguica que consiste en respirar por una fosa nasal cada vez. Se dice que el método funciona de forma similar a la acupuntura en cuanto a equilibrar la mente y el cuerpo.
2. 2. Poner música Cualquiera que sea el disco, cantar la letra de una melodía favorita hará que las cosas parezcan mejores. Si estás en un lugar público, el simple hecho de escuchar música te ayudará a sentirte mejor. La música clásica es especialmente relajante justo antes de acostarse.
3. Da un pequeño paseo alrededor de la manzana si te sientes abrumado o tienes problemas para concentrarte. Te vendrá bien un rato a solas, algo de ejercicio físico y unos minutos para ordenar tus pensamientos.

Aliviar el estrés y la ansiedad con sencillas técnicas de respiración

El estrés a largo plazo es perjudicial para nuestra salud. El estrés puede provocar problemas de salud tanto físicos como mentales. Los niveles de cortisol aumentan como resultado del estrés, manteniéndonos en alerta máxima y listos para responder con una respuesta de batalla, huida o miedo. Los niveles de cortisol aumentan durante mucho tiempo, lo que no es bueno para nosotros. Puede provocar una presión arterial alta y suponer un esfuerzo adicional para el corazón y los vasos sanguíneos del cerebro. El estrés prolongado también puede desencadenar cambios estructurales en el cerebro.
Muchas personas sufren dolores de cabeza por estrés, acidez y dolores de espalda, no pueden dormir y son más susceptibles a las infecciones, ya que su sistema inmunitario está debilitado por el estrés. El estrés puede hacer que el hígado libere glucosa, lo que puede elevar el nivel de azúcar en la sangre. También puede afectar a tu rendimiento sexual, ponerte en riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral y provocar problemas de salud mental.
La respiración profunda tiene como objetivo llevar tu atención a la respiración, ralentizándola y haciéndola más profunda. Los pulmones se expanden completamente y el vientre crece al respirar profundamente por la nariz. La respiración diafragmática, la respiración abdominal, la respiración del vientre y la respiración acompasada son ejemplos de ejercicios de respiración profunda.

7 sencillos consejos para reducir el estrés ahora mismo

Si estás a punto de ir a una entrevista de trabajo o te sientes estresado por las acciones de tu hijo en el patio, es importante que tengas a mano algunas estrategias para reducir el estrés ahora mismo.
Las imágenes guiadas son similares a unas vacaciones mentales.
Puede consistir en visualizarte en tu “buen lugar”, por ejemplo, sentado en una playa, escuchando las olas, oliendo el mar y sintiendo la cálida arena bajo tus pies.
Simplemente cierre los ojos durante un minuto e imagínese en un entorno sereno. Piensa en todas las experiencias sensoriales que tendrías y anímate a sentirte como si estuvieras allí en persona. Cierra los ojos y vuelve al momento presente después de unos minutos.
Puedes idear un mantra para repetirlo en tu cabeza mientras respiras larga y profundamente. También puedes dedicar unos minutos a practicar la atención plena, que consiste en estar presente en el momento. Simplemente, concéntrate en lo que ves, oyes, saboreas, sientes y hueles.
Si te concentras en el presente, no podrás rumiar algo que ya ha sucedido ni preocuparte por algo que sucederá en el futuro. La meditación y la atención plena requieren tiempo para dominarlas, pero reducirán drásticamente los niveles de estrés.

Hábitos diarios para reducir el estrés y la ansiedad

La respuesta del cuerpo a un reto o una demanda es el estrés. Todo el mundo está sujeto al estrés, que puede ser provocado por una variedad de acontecimientos que van desde irritaciones menores hasta cambios vitales significativos como el divorcio o la pérdida del trabajo. Los componentes físicos de la respuesta al estrés incluyen el aumento del ritmo cardíaco y la presión arterial, así como los pensamientos y sentimientos personales sobre el incidente traumático, además de emociones como el miedo y la rabia. Aunque asociamos el estrés con acontecimientos negativos, también puede ser consecuencia de cambios positivos en la vida, como un ascenso laboral o el nacimiento de un hijo.
El estrés tiene una función crítica en nuestras vidas: nos permite reaccionar rápidamente ante las amenazas y escapar del riesgo. El estrés a largo plazo, en cambio, puede desencadenar problemas de salud mental (como la ansiedad y la depresión), así como problemas de salud física. El aumento de los niveles de estrés, según un amplio conjunto de pruebas, interfiere en la capacidad de hacer frente a las enfermedades físicas. Aunque nadie puede escapar por completo del estrés, puede trabajar para gestionarlo de forma más saludable que le ayude a recuperarse más rápidamente.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad