junio 21, 2021
Subida de tension por ansiedad

Subida de tension por ansiedad

Cómo el estrés y la ansiedad perjudican la salud

La ansiedad es una respuesta natural al estrés que puede ser útil en algunas circunstancias. Puede alertarnos de peligros inminentes y ayudarnos a planificar y prestar atención. Los trastornos de ansiedad se caracterizan por un miedo o ansiedad intensos, en contraposición a los sentimientos naturales de nerviosismo o ansiedad. Los trastornos de ansiedad son las enfermedades mentales más comunes, ya que afectan a un tercio de los adultos en algún momento de su vida. Por otra parte, los trastornos de ansiedad son tratables, y existe una serie de terapias exitosas. La mayoría de los pacientes que reciben tratamiento pueden llevar una vida normal y productiva.
El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se caracteriza por una preocupación recurrente e intensa que perturba las actividades cotidianas. Esta preocupación y tensión continuas pueden ir acompañadas de síntomas físicos como inquietud, sensación de nerviosismo o fatiga fácil, dificultad de concentración, dolor muscular o problemas de sueño. Es frecuente la preocupación por cosas cotidianas como los deberes del trabajo, la salud de la familia o asuntos menores como las tareas domésticas, el mantenimiento del coche o las citas.
Dado que los signos de un ataque de pánico son tan graves, muchas personas asumen erróneamente que están sufriendo un ataque al corazón u otra afección potencialmente mortal y buscan ayuda médica en la sala de urgencias de un hospital. Los ataques de pánico pueden ser anticipados, como una reacción a un objeto temido, o pueden ser espontáneos, apareciendo de la nada. La edad estimada de inicio del trastorno de pánico es de 22-23 años. Los ataques de pánico pueden producirse como consecuencia de otras enfermedades psiquiátricas, como la depresión o el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Gestionar el estrés y la ansiedad ante el covid-19: mental

La tensión y la ansiedad son comunes entre los estudiantes que tienen dificultades en la escuela. Sin embargo, ¿es la tensión y la ansiedad lo mismo? Las palabras se utilizan a menudo indistintamente. Sin embargo, aunque la tensión y la ansiedad están relacionadas, no son lo mismo. Entender la distinción le ayudará a determinar la mejor manera de ayudar a su hijo.
La ansiedad es un trastorno único. Es una respuesta al estrés. Es la sensación que tienen los niños cuando creen que no van a ser capaces de manejar la cosa (o el reto) que les está presionando. Esta pérdida de control hace que los niños se sientan ansiosos y temerosos.
Por ejemplo, los niños que tienen problemas con las matemáticas tienen más probabilidades de fracasar que de tener éxito en ellas. Se ponen nerviosos cada vez que tienen que resolver un problema de matemáticas. Pueden cometer errores en los deberes de matemáticas, lo que les hace sentirse “estúpidos” al día siguiente, lo que aumenta la tensión. Esto es lo que se conoce como estrés crónico.
La ansiedad puede desarrollarse como resultado de un estrés prolongado. Los niños con estrés crónico se creen incapaces de realizar ciertas tareas. Crean una sensación de preocupación o inquietud de que van a fracasar hagan lo que hagan. Eso es la ansiedad.

Su cerebro ante el estrés y la ansiedad

El estrés es la reacción natural del cuerpo ante el cambio, que provoca respuestas físicas, emocionales y cognitivas. La preparación para el control del estrés le ayudará a afrontar las situaciones de forma más saludable.
El estrés es una reacción humana natural que afecta a todo el mundo en algún momento de su vida. En realidad, el cuerpo humano está diseñado para reconocer y responder al estrés. El cuerpo crea respuestas físicas y mentales en respuesta a cambios o amenazas (factores de estrés). Así es como se siente la tensión.
Las respuestas al estrés de tu cuerpo le ayudan a adaptarse a las nuevas circunstancias. El estrés puede ser beneficioso porque nos mantiene alerta, motivados y preparados para evitar riesgos. Una respuesta al estrés, por ejemplo, puede ayudar a tu cuerpo a funcionar mejor y a mantenerse despierto durante más tiempo si tienes un examen importante próximamente. A medida que los factores de estrés persisten sin alivio ni períodos de relajación, se convierte en un problema.
El sistema nervioso autónomo regula el ritmo cardíaco, la respiración, la visión y otras funciones corporales. La respuesta al estrés incorporada en el cuerpo, conocida como “respuesta de lucha o huida”, ayuda al cuerpo a hacer frente a las circunstancias estresantes.

Mujeres, hormonas, estrés y ansiedad: mira la mini-psic

Tanto en los buenos como en los malos momentos, la mayoría de las personas dicen que el estrés tiene un impacto leve en sus vidas. El estrés crónico puede repercutir negativamente en la salud, provocando síntomas como dolores de cabeza, presión arterial alta y dolor en el pecho, así como palpitaciones, erupciones cutáneas e insomnio.
Se ha demostrado que el ejercicio físico ayuda a las personas a afrontar el estrés. Se ha demostrado que el ejercicio aeróbico reduce los niveles generales de tensión, eleva y regula el estado de ánimo y mejora el sueño y la autoestima cuando se realiza de forma regular. Las actividades de cuerpo y mente, como los ejercicios de respiración, el yoga y la meditación, también son eficaces.
Las estrategias de relajación se han utilizado para combatir las fobias, el trastorno de pánico y la depresión, así como para reconfortar a las personas que se encuentran en circunstancias estresantes. Puede encontrar más información sobre la medicina complementaria y alternativa aquí.

Te pueden interesar

5 min de lectura
4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad