julio 23, 2021
Posturas de yoga para dormir

Posturas de yoga para dormir

5 posturas de yoga que le ayudarán a dormir mejor

Para conseguir unos momentos de relajación, apoye el pecho contra los muslos y permanezca así durante seis largas y profundas respiraciones. Según Malloy, esta postura ayuda a poner la atención de la mente en el interior, bloqueando las distracciones externas. Piernas contra la pared
Savasana, o postura del cadáver, es el componente más común de cualquier clase de yoga. Según Malloy, reduce la presión sanguínea y el ritmo cardíaco a la vez que te enseña a relajarte para prepararte para dormir. Tómate un descanso de cinco minutos aquí.
Hemos enviado un correo electrónico de confirmación a la dirección que nos ha proporcionado para su protección. Para empezar a recibir nuestros boletines, haga clic en el enlace para confirmar su suscripción. Por favor, busque en su carpeta de spam si no recibe la confirmación en 10 minutos.

Rutina de yoga antes de dormir: 7 posturas para dormir y relajarse

En los últimos años, nuestros rituales nocturnos han crecido. Antes llegábamos a casa de la universidad, veíamos una hora de televisión y nos retirábamos a la cama con un buen libro. Pero ahora contestamos correos electrónicos a todas horas del día y de la noche, ojeamos las redes sociales y dejamos que se reproduzca un solo episodio más del apasionante drama policíaco en piloto automático.
Tu respuesta al estrés puede estar provocada por un correo electrónico o una notificación no deseada. Es natural: tu cerebro recibe un nuevo conocimiento que requiere una acción urgente, y las hormonas del estrés se liberan para ayudarte a afrontar la situación.
Aunque el hecho de que esas hormonas vuelen antes de acostarse no es malo -lo necesitamos para levantarnos y ponernos en marcha por la mañana o para hacer una buena presentación-, sí que tiene un efecto sobre el sueño.
Activan el sistema nervioso simpático, también conocido como el modo “lucha o huida”, que prepara físicamente al cuerpo para una huida rápida acelerando el ritmo cardíaco, la tensión muscular y la dilatación de las pupilas. Como consecuencia, cuando te acuestas y cierras los ojos, tu cuerpo no está preparado para relajarse, lo que te impide tener el descanso que necesitas.

Asanas para dormir bien

El yoga tiene la capacidad de estimular el sistema nervioso. El yoga le ayudará a dormir bien incorporando respiraciones profundas, estiramientos largos y posturas relajantes que le ayudarán a sentirse relajado y preparado para el día siguiente.
Esta sencilla secuencia de yoga puede realizarse justo antes de acostarse. Busca una pared con algo de espacio alrededor y coloca una o dos almohadas contra ella. Antes de practicar, pon una música relajante, baja las luces y ponte tu pijama favorito, ya que querrás irte directamente a la cama después de completar la serie.
Dobla los dedos índice y corazón en la palma de la mano con el lado dominante. Cierra las vías respiratorias colocando el pulgar en la fosa nasal más cercana. Inhale profundamente por la otra fosa nasal. Cubra la fosa nasal abierta con los dos dedos restantes, levante el pulgar de la primera fosa nasal y exhale. Inhale por la misma fosa nasal abierta, luego cúbrala con el pulgar y exhale por la fosa nasal opuesta. Repita este procedimiento durante al menos 10 rondas, alternando los lados en las exhalaciones y respirando profundamente con cada inhalación y exhalación.

5 min yoga para la hora de dormir – estiramiento de yoga para dormir profundo

¡Hola y buenos días! ¿Has tenido una noche de sueño reparador? Yo soy la que mejor duerme y sigo siendo la última en salir de la cama. El sueño es un gran placer en mi vida, y lo trato como tal, saboreando cada momento. Dormir, te adoro. Eso es todo; lo he dicho.
Ahora, sigamos.
Cuando me acuesto en la cama por la noche, suelo adoptar una postura de yoga para quedarme dormida. Nada loco como una parada de cabeza, sino más bien las posturas de descanso, de las que seguro que se te ocurren unas cuantas… shavanasa, también conocida como postura del cadáver, ding, ding, ding, ding, ding, ding, ding, ding, ding, ding, ding Empecemos por ahí:
Empieza por tumbarte de espaldas, con las piernas lo más abiertas posible y los dedos de los pies abiertos. Ahora mete los omóplatos debajo de ti y siente cómo se expande la parte delantera de tu pecho. En la primera y la segunda imagen, puedes ver la diferencia entre mis omóplatos metidos y mi pecho extendido. Quédate en esta posición o pon una mano en el corazón y la otra en el estómago. Si tus hombros están demasiado cerca, coloca las manos detrás de la cabeza como se muestra.
Supta Baddha Konasana es mi postura de meditación favorita; quizá sea por la parte del mudra de todo el cuerpo, pero hablaremos de ello más adelante. Empieza por tumbarte de espaldas con las rodillas abiertas y las plantas de los pies juntas. Hay varias formas de hacer esto más relajante dependiendo de la versatilidad de tu cadera. Opción 1: Coloca una almohada (o un bloque) debajo de cada rodilla para soportar el peso de las piernas y aliviar la tensión en las caderas y la zona lumbar. Opción 2: Coloca una almohada o una sábana enrollada debajo de la parte baja de la espalda para dar un ligero arco a la columna vertebral. Coloca las plantas de los pies en el suelo y sácales la punta del talón a una anchura mayor que la de las caderas, dejando que las rodillas caigan juntas para salir de la postura. Relájate también un rato en esta postura.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad