agosto 5, 2021

Yoga para relajarse

Wind down yoga – 12 minute bedtime yoga – yoga con

Todos estamos bajo presión. Pero la forma de lidiar con ella es un asunto completamente distinto. Pruebe un par de nuestras inversiones de yoga favoritas, pliegues hacia adelante y posturas reclinadas la próxima vez que necesite relajarse después de un largo día. Esta sencilla serie es apropiada tanto para principiantes como para practicantes experimentados. Dedica tiempo a la secuencia antes de acostarte o en cualquier momento del día: es una forma perfecta de relajar la mente y el cuerpo cuando te sientes estresado. Postura con flexión hacia delante de piernas anchas (Prasarita Padottanasana)
Cómo hacerla: Adopta una postura alta y abre bien los pies. Extiende ligeramente los dedos de los pies. Inclínate hacia delante y dobla las caderas. Lleva las manos directamente bajo los hombros a la esterilla. Para liberar la cabeza y el cuello, suaviza las rodillas. Suba lentamente a la posición de pie.
Cómo hacerlo: Comienza en la posición del perro mirando hacia abajo. Deja caer la rodilla izquierda al suelo y adelanta el pie derecho en una embestida profunda. La distancia entre los pies debe ser tal que el pie derecho quede plano. Elija una postura de brazos que le resulte cómoda, como brazos largos o antebrazos sobre un bloque. Mantenga un total de 20 respiraciones profundas. Vuelva lentamente a la posición de perro mirando hacia abajo. Cambia de pierna.

15 minutos de estiramientos de yoga para relajarse después del trabajo

Cuando se trata de calmar el cuerpo y la mente, nada se puede comparar con el yoga. Cuando estás tratando de hacer malabares con el trabajo, las salidas de la escuela, las tareas domésticas y ponerte al día con los amigos, los estiramientos tonifican y alargan tus músculos (genial después de un duro entrenamiento), mientras que la respiración ayuda a calmar una mente hiperactiva. La rutina que sigue es perfecta para practicar rápidamente en casa, pero si estás empezando, una clase cerca de ti es un buen lugar para empezar.
Es una forma sencilla de comenzar tu práctica de yoga estirando los isquiotibiales y liberando la tensión. Para mantener el equilibrio, mantén los pies separados a la anchura de los hombros. Cruza los brazos y gira suavemente la espalda hacia delante. Deja que tu mente se relaje.
Comienza en posición de embestida, con las manos a ambos lados del pie de delante para apoyarte. Coloque la rodilla trasera suavemente en el suelo y doble la rodilla delantera hasta formar un ángulo recto. Estira las manos por encima de la cabeza después de retirarlas de la esterilla. Para aumentar el estiramiento de la espalda, inclínese ligeramente hacia atrás.
Adopte una postura amplia con las palmas de las manos hacia abajo, los pies ligeramente girados hacia dentro y las piernas firmes. Mantén los dos talones alineados y las piernas activas girando el pie derecho hacia fuera 90 grados. Dobla la rodilla derecha hasta que quede directamente encima del tobillo. Mantenga un torso largo y equilibrado sobre las caderas. Mire por encima de la punta de los dedos hacia la derecha. Manténgase durante 30 a 1 minuto respirando profundamente. Repita por el otro lado, invirtiendo el pie.

Yoga para aliviar el estrés un flujo relajado y calmante para despejar su

El yoga tiene una larga lista de efectos secundarios positivos, como la pérdida de peso, la mejora de la resistencia, la mejora del sistema inmunológico, la mejora de la claridad mental y el aumento de la autoestima, por nombrar algunos. Su capacidad para calmar el sistema nervioso y restaurar una sensación de relajación y paz general es uno de sus beneficios clave, en el que nos centraremos aquí.
El sistema nervioso parasimpático -el importantísimo sistema de descanso y digestión- se ve favorecido y calmado por las diez sencillas posturas que se mencionan a continuación. Pruébalas la próxima vez que te sientas estresado, desorientado o simplemente desorientado.
Esta postura relajante aliviará la tensión en el cuello, los hombros y la espalda, además de calmar el sistema nervioso. Cada vez que se pliega el cuerpo sobre sí mismo, se inicia una acción refrescante, calmante y de enraizamiento. Esto te ayudará a empezar a practicar el pratyahara, o el repliegue de los sentidos, tirando de tu energía hacia dentro.
Estira los brazos hacia delante o hacia atrás en dirección a las rodillas y coloca la frente en el suelo o en un bloque (¡o en una pila de libros!). Haz las modificaciones necesarias para asegurarte de que estás lo más relajado posible.

Yoga para la relajación

¿Cómo se llama la postura de descanso al final del yoga? Muchos recién llegados al yoga creen que la postura final de meditación, Shavasana o savasana -acostado sobre la espalda con los ojos cerrados y respirando profundamente- es fácil. ¿No es lo mismo que dormir? No, en absoluto. Shavasana, según los estudiantes de yoga más experimentados, puede ser la más difícil y beneficiosa de todas las posturas. Esto se debe a que el propósito de Shavasana, al igual que otras formas de meditación, es calmar la mente y el cuerpo mientras se permanece presente y consciente. Esto es lo que tienen en común el yoga y la meditación, así como la razón por la que nunca deberías perderte esta postura de yoga crucial.
La palabra sánscrita “savasana” se pronuncia “shavasana”. Es una asana relajante y reconstituyente que suele hacerse al final de una sesión de yoga. Como los estudiantes que realizan esta postura se tumban boca arriba en el suelo, con los brazos y las piernas cómodamente extendidos y los ojos cerrados, la palabra sánscrita significa literalmente “postura del cadáver”. El objetivo de esta postura es relajar la mente y el cuerpo a la vez que se alivia la tensión y se pone a tierra el cuerpo. ¿No se parece mucho a la meditación?

Te pueden interesar

5 min de lectura
5 min de lectura
4 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad