septiembre 25, 2021
Aprender a relajarse

Aprender a relajarse

Aficiones relajantes

No es de extrañar que a menudo no encontremos nuestro lugar feliz cuando nos encontramos constantemente bajo tensión en diferentes aspectos de nuestra vida. En momentos como éste, cualquier cosa que hagamos puede sentirse teñida de ansiedad, e incluso cuando llegamos a casa, nos puede resultar difícil relajarnos porque hemos estado al límite todo el día. Esto significa que debemos empezar a utilizar mejores técnicas de relajación. Pero, ¿cómo aprendemos a relajarnos correctamente, y no sólo en la superficie?
Siempre se ha utilizado la palabra “mindfulness”. Se trata de una poderosa forma de encontrar más paz en tu vida, y se han escrito muchos libros y artículos sobre el tema. Se trata de estar más centrado y tranquilo, y saborear cada momento de la vida. La meditación es otro método muy eficaz para ayudar a los trabajadores a relajarse, y también se utiliza en muchas empresas. Basta con dedicar entre diez y quince minutos al día para despejar la mente. Sentarse en un espacio tranquilo y concentrarse en la respiración o en el ritmo del aire acondicionado es lo que se necesita. Puedes entrenar al cerebro para que se calme centrándose únicamente en eso. Si haces este pequeño acto cada día, notarás la diferencia en cuestión de días.

Cómo relajarse y ser feliz

Nuestra ajetreada vida diaria puede parecer a menudo un curso de asalto. El estrés crónico se debe a una serie de factores, como los apretados horarios de trabajo y un estilo de vida acelerado. ¿Cómo reducir los efectos negativos del estrés y reponer los recursos del cuerpo de forma regular? Es hora de aprender a relajarse y descansar adecuadamente.
Es un hecho probado. Hemos sido víctimas de la broma cruel de la movilidad creciente. Podemos trabajar desde casi cualquier lugar del mundo y a cualquier hora del día gracias a los avances tecnológicos. Por un lado, esto es práctico. Por otro, hace que desconectar del trabajo sea casi imposible.
Nuestra incesante multitarea, motivada también por el deseo de hacer más, no hace sino aumentar nuestros niveles de estrés. Para muchas personas, tomarse una pausa en el trabajo implica cambiar de profesión. Mientras tanto, esta forma de cambiar contribuye poco a la reposición adecuada de la energía de nuestro cuerpo, atrapándonos. El resultado final sigue siendo el mismo: la fatiga crónica.
Perdemos nuestra capacidad de relajarnos adecuadamente. Lo que mucha gente considera comodidad está muy lejos de serlo. Es hora de aprender a relajarse correctamente. ¿Cómo hacerlo? Basta con seguir las pautas básicas que se describen a continuación. Seguirlas te ayudará a comprender y experimentar en qué consiste el verdadero descanso.

Cómo relajar la mente cuando se está estresado

Muchas personas que han empezado a trabajar por el cambio o que están pasando por un periodo difícil están más estresadas. Los usuarios darán los primeros pasos para aprender a relajarse de forma segura con este breve módulo de autoayuda. En primer lugar, el paciente practica el escaneo del cuerpo, una técnica de mindfulness, para ser más consciente de su tensión. Se le dan consejos de relajación y se le muestra cómo utilizar dos técnicas: un ejercicio de respiración y la relajación muscular gradual. Mediante vídeos y ejercicios de audio, se guía al usuario a través de las técnicas. El módulo concluye con un debate sobre la creación de hábitos y la importancia de practicar. Por último, se considera lo que se ha aprendido durante el breve módulo de autoayuda.
Este módulo es para cualquier persona que quiera aprender a relajarse a su propio ritmo y sin supervisión. Para quienes no puedan autoayudarse, también hay una versión guiada de este módulo.
Durante el módulo de autoayuda, se activa automáticamente el “diario de relajación”. Este diario le permite hacer un seguimiento del impacto que tienen en usted los ejercicios y actividades de relajación. Los pacientes aprenden lo que les funciona y lo que no, explicando lo que ha ocurrido con la tensión.

Comentarios

Para todos nosotros, la relajación es difícil (y no es algo natural). Es difícil no estar preocupados durante nuestros días acelerados y con poco tiempo, ya sea por los plazos del trabajo, las preocupaciones financieras o la sensación de que no tenemos suficiente tiempo de calidad para la familia y los amigos, o para nosotros mismos y nuestras aficiones favoritas.
¿Le ha ocurrido que, incluso en vacaciones, tarda unos días en desconectar? Aprender a relajarse es similar a aprender a meditar, o a tomarse un descanso: no podemos esperar que haga milagros si sólo lo hacemos una o dos veces al año. Se necesita tiempo para mejorar las habilidades de relajación. Afortunadamente, hay una serie de métodos y estrategias sencillas para calmar nuestro cuerpo y nuestra mente de forma regular.
Una situación estresante, o que consideramos estresante, hace que nuestro corazón se acelere, nuestra respiración se acelere y nuestros músculos se relajen. Se trata de reacciones fisiológicas naturales conocidas como la respuesta de “lucha o huida”, que se desarrolló para mantener a nuestros antepasados alerta ante amenazas como los feroces osos pardos o los hostiles cavernícolas que llevaban garrotes.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad