octubre 18, 2021
Yoga para dolor de cuello

Yoga para dolor de cuello

Yoga para el dolor de cuello

El dolor de cuello mina su vitalidad, le expone a tensiones musculares y dolores de cabeza, y le impide hacer las cosas que le gustan. El simple hecho de sentarse con una mala postura puede provocar dolor de cuello, pero si se añade un deporte a la mezcla, los días de girar la cabeza sin esfuerzo están contados.
Llevar la cabeza hacia delante durante largos periodos de tiempo para mirar el camino que tenemos por delante provoca molestias en el cuello y la parte superior de la espalda, así como la compresión de la columna cervical en los ciclistas. El cuello y los hombros de los surfistas se ven constantemente forzados al remar contra las olas con el cuello levantado y estirado. La natación también puede provocar problemas. El levantamiento de pesas y la carrera, por ejemplo, pueden agravar el dolor y las molestias en esta zona si se realizan con una mala postura y una tensión diaria no liberada.
Si los estiramientos diarios no han conseguido aliviar el dolor de cuello, puede probar la FNP, o facilitación neuromuscular propioceptiva. Esta técnica consiste en contraer y luego soltar los músculos objetivo, generando resistencia al estiramiento antes de soltarlo y relajarse en él.

5 minutos de yoga para el dolor de cuello y la tensión

La presión en el cuello puede ser mala, tanto si se despierta con tensión en el cuello como si tiene un dolor leve por pasar tanto tiempo encorvado sobre el teléfono o el portátil (¡hola, cuello tecnológico!). Y lo que es peor, puede provocar encorvamiento, irritabilidad e incluso migrañas.
Si tienes dolor de cuello, debes evitar hacer algo que lo agrave. La acupuntora, instructora de yoga y fundadora de Yoga Medicine®, Tiffany Cruikshank, recomienda no hacer estiramientos profundos. Si los músculos del cuello tienen espasmos, Cruikshank sugiere tomar un baño de sal de epsom para ayudar a aliviar el malestar.
Pruebe esta serie desarrollada por la experta en rehabilitación de Yoga Medicine®, Diane Malaspina, Ph.D. cuando esté listo para un estiramiento suave. Coge un rodillo de espuma, un bloque y un arnés, y prueba una o varias de las posturas de yoga que se indican a continuación para aliviar el dolor de cuello rápidamente.

Yoga para el cuello, los hombros y la parte superior de la espalda 15min

La tensión y las molestias en el cuello y los hombros pueden deberse a varios factores: Puede que haya dormido de forma extraña porque está cansado, ha sido demasiado ambicioso en su último entrenamiento o simplemente ha dormido de forma extraña. Por otro lado, nuestro estilo de vida urbano es el mayor culpable: todos pasamos demasiado tiempo sentados hoy en día.
El cuerpo humano no está hecho para estar sentado de ocho a diez horas al día. Cuando se está sentado durante un largo periodo de tiempo, los músculos de la parte delantera del cuerpo se acortan y los de la espalda se debilitan. El yoga le ayudará a encontrar una postura más erguida alargando la parte delantera del cuerpo y tonificando la parte trasera.
El cuello y los hombros son un lugar común donde se acumula la tensión. Los músculos del cuello, en particular, son extremadamente sensibles al estrés. Ni que decir tiene que pasar todo el día encorvado sobre un escritorio, un ordenador o en el coche agrava el problema. Muchas personas tienden a contraer los músculos del cuello y los hombros como reacción a las situaciones de estrés, lo que puede provocar molestias a largo plazo en estas regiones.

Yoga para el dolor de cuello

El equivalente en yoga del estiramiento más común y conocido para aliviar la tensión del cuello va un paso más allá. Asegúrese de estar sentado en una silla cómoda con las manos sobre las rodillas. Para enderezar la espalda, siéntate recto, relaja los hombros y presiona la cabeza contra el estómago. A continuación, gira lentamente la cabeza hacia la derecha o la izquierda hasta que la oreja se encuentre con el hombro, utilizando una mano para forzar la cabeza y la otra para empujar suavemente el hombro opuesto en la dirección contraria. Vuelve a girar la cabeza lentamente hacia el centro y repite la operación en el otro lado. Los músculos del cuello comenzarán a estirarse casi al instante, lo que te hará sentir fantástico si estás rígido. Este es un estiramiento muy suave que no requiere mucha presión; los esfuerzos opuestos y la sensibilidad de los músculos del cuello y los hombros pueden hacer que lo sientas casi al instante. 2. Flexión hacia delante sentado
Este clásico estiramiento es estupendo para relajar la tensión de los músculos de los hombros, sobre todo si se combina con un patrón de respiración de yoga. La tensión muscular en los deltoides y los tríceps es una causa común del agarrotamiento de los hombros/trapecios, y esta postura puede ayudar a liberar todo el sistema. Comienza en una posición sentada y erguida y estira suavemente el brazo a lo largo del cuerpo hasta que el hombro se estire. Mantén la postura durante al menos tres respiraciones (inhalando y exhalando), luego suéltala y pasa al hombro opuesto. Esta es una postura sencilla para hacer en cualquier momento del día (y no sólo durante una sesión de Yoga), ya que se puede hacer desde casi cualquier lugar y proporciona una relajación casi instantánea. 4. Postura del Guerrero II

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad