octubre 16, 2021
Yoga en la silla

Yoga en la silla

Yoga en una silla con jessica hatchett

Cuando se practica a diario, se ha demostrado que el yoga mejora la salud en general. Puede adaptarse a personas con diferentes capacidades, al igual que muchos otros tipos de ejercicio. El yoga en silla es un estilo de yoga suave que puede practicarse sentado en una silla o de pie en el suelo con la silla como soporte. El yoga en silla tiene una serie de ventajas.
El yoga en silla puede practicarse casi en cualquier lugar donde pueda encontrar un asiento. Para empezar, aquí tienes algunas posturas sencillas de yoga en silla (también conocidas como asanas). Si tienes movilidad limitada o quieres practicar yoga mientras trabajas, estas posturas pueden ser útiles.
Comienza poniendo las manos sobre los muslos y poniéndote de pie. Redondea la espalda al exhalar, atrayendo los músculos abdominales hacia el cuello, metiendo el coxis debajo y metiendo la cabeza en la boca. Redondea la parte superior de la espalda lo más posible, moviendo la parte media de la espalda hacia la silla. Este es un papel de gato.
Permita que su vientre se mueva hacia delante al inhalar, arquee la espalda, envíe el esternón hacia delante y mire hacia el techo (si su cuello lo permite) o mantenga la cabeza paralela al suelo. Esta es una postura de vaca.

Envejecimiento activo con el yoga en silla energizante – seniors get

Hay esperanza en los días en los que su bandeja de entrada está a punto de estallar, su suegra no deja de darle la lata con las vacaciones familiares que tenía que haber reservado semanas antes y usted no puede dejar de coger el bol de chocolate. Para estirarse y relajarse, todo lo que necesita es el tipo de yoga adecuado. Kristin McGee, una famosa experta en yoga, tiene 12 sencillos movimientos de yoga que eliminarán tu tensión. ¿Y lo mejor? Los completarás mientras estás sentado en tu silla.
Empieza con una pizarra en blanco: Coloca las manos en las caderas y siéntate recto en el borde de tu asiento. Inhala profundamente por la nariz, abriendo los costados y el vientre, y luego exhala lentamente. Repite la operación durante un total de diez respiraciones.
Inhala lentamente y levanta los brazos por encima de la cabeza, presionando las palmas de las manos. Vuelve a bajar los brazos a los lados con una exhalación. Repita cinco veces más. Esto ayuda a alargar la columna vertebral y a aliviar las molestias en los hombros y el cuello.
Levante los brazos y entrelace los dedos delante de usted para conseguir un estiramiento profundo de la columna y los hombros. A continuación, al enderezar los brazos por encima de la cabeza, gire las palmas de las manos hacia el techo. Durante tres segundos, inclínese hacia la derecha y luego hacia la izquierda.

Secuencia de yoga en silla de 3 minutos

El medio loto, el loto atado y la postura de la unión psíquica son algunas de las variantes. Las piernas están en loto o medio loto en versiones avanzadas de muchas otras asanas, incluida la postura de la cabeza. Para aquellos que no están acostumbrados a sentarse en el suelo, la postura puede ser dolorosa, y forzar las piernas en su lugar puede dañar las rodillas. [dos] Shiva, la deidad ascética meditadora del hinduismo, Gautama Buda, el fundador del budismo, y los Tirthankaras del jainismo han sido representados en la posición de loto, especialmente en estatuas. La postura se asocia tanto a la meditación budista como al yoga, y como tal se ha convertido en un símbolo de vida sana y bienestar en la cultura occidental.
La postura se menciona en el libro del siglo VIII Patanjalayogashastravivarana, junto con otras asanas (posturas sentadas).
10] Chandragupta II reinó entre el 380 y el 415 d.C., y sus monedas de dinar representan una figura sentada en posición de loto sobre una flor de loto.
11] El Nisvasattvasamhita Nayasutra (4.11-17, 4.104-106), el primer texto tántrico que aborda la postura (asana), ordena al meditador y al “usuario de mantras” sentarse en loto o en una postura similar.
[12] El Hatha Yoga Pradipika del siglo XV afirma que la postura cura todas las enfermedades y que un yogui en la postura que retiene el aire respirado a través de los canales nadi alcanza la liberación.
(#13)

Yoga suave en silla para principiantes y personas mayores

Fecha de publicación: 17/10/2019 ¿Te encuentras nervioso de forma habitual? La rigidez de las articulaciones le impide agacharse y atarse los zapatos? Tienes miedo a caerte con frecuencia? Si ese es el caso, el yoga en silla es una excelente adición a su rutina diaria. Se considera que los movimientos estabilizados del yoga en silla alivian algunos de los dolores más comunes, al tiempo que aumentan la fuerza y la movilidad.
Una vez que empiece a practicar el yoga en silla, notará que la sensación de facilidad y relajación fluye por su cuerpo. Con el tiempo, descubrirá que la tensión que antes envolvía a sus músculos y articulaciones comienza a disiparse, y habilidades básicas como agacharse para atarse los zapatos vuelven a ser posibles.
Cualquier persona que tenga problemas de equilibrio, fuerza o flexibilidad se beneficiará del yoga en silla. El uso de una silla en su rutina añade una ayuda adicional, permitiéndole completar estiramientos sencillos y mejorar su salud en general.
El yoga en silla se basa en el yoga tradicional, una disciplina antigua con más de 5.000 años de poses. Muchas, si no todas, las posturas tradicionales de yoga pueden modificarse para adaptarse a una silla, lo que lo hace posible, divertido y apropiado para personas de todos los niveles de experiencia.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad