septiembre 25, 2021
Postura de la tortuga yoga

Postura de la tortuga yoga

Variaciones de la postura de la tortuga

Esta semana vamos a hablar de la Postura de la Tortuga. Esta postura, inspirada en la paciente tortuga, mejora la concentración mental al estirar la cabeza, la espalda y las piernas. Esta postura se asemeja a una tortuga que se retira a su caparazón.
Las tortugas son criaturas duras y resistentes. ¿Sabías que el caparazón de las tortugas es lo que las distingue de otros animales y las protege de los elementos? Esta postura es ideal para los niños que se sienten ansiosos o frustrados y necesitan concentrarse y relajarse. Piensa en la tortuga fría y paciente cuando tus pasiones se desborden y retírate en tu caparazón interior.

Estatua de la tortuga del yoga

Las asanas a menudo recibían el nombre de formas o atributos naturales observados por los antiguos sabios. Cuando se asusta o se ve amenazada, una tortuga se repliega en su caparazón, de ahí el nombre de Kurmasana (Postura de la Tortuga). No es de extrañar, por tanto, que cuando se adopta la forma física de la tortuga en esta postura, se tenga siempre la sensación de estar desplazándose mentalmente hacia el interior, como si el mundo que nos rodea se difuminara a medida que nuestro mundo interior se hace más audible y transparente.
Experimentas pratyahara, o retracción de los sentidos, cuando tu enfoque se mueve hacia adentro de esta manera. Pratyahara es el quinto de los ocho miembros del yoga clásico de Patanjali, como se describe en el Yoga Sutra. El umbral de tu mundo interior es Pratyahara. Tu mente se vuelve menos reactiva a las perturbaciones del mundo, y como resultado te sientes tranquilo y concentrado. En esta postura, experimentas el pratyahara atrayendo los miembros de tu percepción -tus ojos, oídos, piel, nariz, boca y, como resultado, tu mente- hacia el caparazón del paisaje infinito que hay dentro de ti, tal y como hace la tortuga.

Variaciones de la postura de la tortuga

Examinar las características del dispositivo y ver si se puede identificar. Utiliza la información de geolocalización precisa. En una tableta, puedes almacenar y/o acceder a la información. Personaliza tu material. Haga un perfil de contenido exclusivo para usted. Analice la eficacia de sus anuncios. Se debe optar por una publicidad sencilla. Hacer un perfil de publicidad personalizada. Elija entre una variedad de anuncios personalizados. Utilice la investigación de mercado para conocer mejor al público objetivo. Analice la eficacia de su material. Mejore y desarrolle los productos.
Kurmasana (Postura de la Tortuga) es una postura intermedia/avanzada utilizada principalmente en el Hatha y el Ashtanga yoga. Estira las piernas a fondo, especialmente los muslos y los isquiotibiales. La postura de la tortuga requiere experiencia previa en flexibilidad debido a la esencia del estiramiento profundo que implica.
Esta postura es excelente para inducir la relajación. Las personas que la realizan después de un día largo y estresante pueden encontrarla especialmente beneficiosa. Dado que esta postura tiene el poder de calmar tanto el cuerpo como la mente, puede utilizarse para aliviar el estrés físico y mental. Esta postura de yoga debe realizarse después de otras posturas de yoga de estiramiento de las piernas debido al estiramiento avanzado que implica. Para prepararse para esta postura de yoga se pueden realizar estiramientos ligeros de piernas, espalda y hombros, así como ejercicios de apertura de caderas. La postura de la tortuga no necesita ningún equipo especial.

Beneficios de la postura de la tortuga en el yoga

Beneficios para la salud de Kurmasana y Supta Kurmasana

Postura de la tortuga modificada

Kurmasana deriva su nombre de la palabra sánscrita “Kurma”, que significa “tortuga”. La espalda se curva como el caparazón de una tortuga, y la postura es similar a la de una tortuga. Es una postura más avanzada que puede ser difícil de dominar, pero con suficiente práctica, puede convertirse en una posición muy meditativa y relajada. Aún más avanzada es la Supta Kurmasana – Tortuga dormida. Los brazos y las piernas están envueltos y abrazados detrás de la espalda, y los pies están enganchados justo encima del izquierdo. Es una postura más profunda que la Kurmasana, pero también es una postura muy agradable con la práctica diaria. El aumento del flujo sanguíneo hacia el corazón y los pulmones es una de las principales ventajas de estas posturas.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad