agosto 5, 2021

Tecnicas de meditacion en casa

Cómo meditar en casa: 3 sencillas técnicas de meditación

Entonces, ¿qué es exactamente esto que llamamos meditación? Normalmente creemos que la gente habla de dhyan o dhyana. Dhyan no es algo que se pueda hacer en el sentido de referirse a él como meditación. Nadie es capaz de meditar. La mayoría de las personas que han intentado meditar han llegado a la conclusión de que es muy difícil o imposible hacerlo mientras lo intentan.
No serás capaz de meditar, pero sí de convertirte en meditador. Hay una cierta cualidad de la meditación. No es una conclusión inevitable. La meditación se producirá de forma natural si cultivas tu cuerpo, tu mente, tus energías y tus emociones hasta un cierto nivel de madurez. Es lo mismo que si mantienes la tierra fértil, le proporcionas el abono y el agua necesarios y plantas la semilla adecuada, ésta crecerá y se convertirá en flores y frutos.
Las flores y los frutos aparecerán en una planta no porque tú los hayas pedido, sino porque has producido el entorno apropiado y favorable. La meditación puede florecer naturalmente dentro de ti si construyes el ambiente requerido dentro de ti en las cuatro dimensiones de lo que eres. Es un aroma único que uno puede saborear por sí mismo.

Ejercicios fáciles de meditación

2. Meditación al caminar / Mindful Walking

Cómo meditar para principiantes en casa full english

La meditación caminando, también conocida como caminar con atención, es una de las prácticas meditativas más populares. El kinhin (“meditación caminando” en japonés) y el zazen (“meditación sentada/sentada” en japonés) se practican mayormente juntos en el Zen, y los practicantes suelen realizar una sesión de kinhin después del zazen. Cómo decidir si empezar o no aquí: Si todavía estás en movimiento o te encuentras inquieto mientras intentas meditar, la caminata consciente es un ejercicio perfecto para principiantes. Esto no quiere decir que no debas sentarte; más bien, empezar con una práctica de meditación caminando durante una o dos semanas y luego añadir una práctica diaria de meditación sentada puede tener más éxito. Después, sobre todo si la meditación sentada te resulta difícil, sigue practicando la meditación caminando de forma regular. Por dónde empezar:
3. Mindfulness Corporal / Escaneo de Mindfulness Corporal
Si echas un vistazo a este artículo, verás que las cuatro actividades de mindfulness enumeradas tratan de ser conscientes del cuerpo de alguna manera. Todas ellas están incluidas en el primer “fundamento de la atención plena” del Buda, que es la atención al cuerpo, pero esto se aplica a una práctica particular que incluye la comunicación con todo el cuerpo a través de los estímulos que estás experimentando en ese momento. La práctica de “escanear” el cuerpo con tu conciencia y experimentar diferentes estímulos como el calor, la pesadez, la incomodidad, el movimiento y la humedad se conoce como escaneo corporal de mindfulness / atención plena. También es una forma de prestar atención a lo que ocurre en el cuerpo y a cómo y qué está comunicando. Cómo decidir si empezar o no aquí: Cualquier persona que sufra de dolor crónico de cualquier tipo se beneficiará de la práctica de la atención plena al cuerpo. Sin embargo, es una gran actividad en general, porque la mayoría de nosotros pasamos toda nuestra vida sin conectar realmente con nuestro cuerpo físico. Más bien, hacemos nuestra vida como si nuestro cuerpo fuera sólo un medio de transporte para nuestra cabeza. Cualquiera que tenga dificultades para dormir se beneficiará de un escaneo corporal consciente. Hacer el ejercicio completo justo antes de acostarse aumenta la consistencia del sueño de forma espectacular. Por dónde empezar:

Guía para el principiante de la meditación ” para una

Aunque se asocia ampliamente con la respiración, hay una serie de técnicas de meditación que buscan despejar la mente y ayudarnos a aliviar la tensión y la ansiedad que desarrollamos durante nuestra vida. Todas estas técnicas de meditación tienen un objetivo en común: concentrarse en el momento presente, en lo que está ocurriendo ahora mismo, y dejar de lado todo lo que ocurre a su alrededor. La meditación es beneficiosa para conectar con uno mismo, comprenderse y captar las propias potencialidades. También nos ayuda a observar la verdad, así como los principios y objetivos que nos controlan, con mayor objetividad. Si quieres practicar en casa, empieza con las siguientes técnicas básicas:
Es tan fácil como concentrar tu atención durante un minuto en tu respiración, y puedes hacerlo en cualquier momento. Inspira por la nariz y espira por la boca mientras mantienes los ojos abiertos. Es fascinante que prestes atención al ritmo y al sonido de tu respiración. Vuelve a concentrarte en la respiración si tu mente divaga. Con la práctica, serás capaz de centrarte exclusivamente en tu respiración e ignorar el resto de tus emociones, lo que te producirá sensaciones de relajación, tranquilidad y paz.

Técnicas de meditación para principiantes | meditación para la concentración

Ashley Turner es la fundadora de Yoga y es instructora de yoga y meditación.

Cómo meditar: 6 sencillos consejos para principiantes

Los practicantes de yoga, terapeutas y estudiantes se beneficiarán de Psyche.Soul, una formación avanzada de psicología del yoga. Se graduó en la Universidad del Sur de California con una licenciatura en psicología y en el Pacifica Graduate Institute con un máster en psicología. Además, es Terapeuta Matrimonial y Familiar Certificada.
La meditación tiene muchas ventajas, como mejorar el estado de ánimo, aumentar la resistencia y reducir el estrés. Es una disciplina que todo el mundo puede hacer, incluso los que creemos que no podemos quedarnos quietos. Todo lo que necesitas es un poco de orientación sobre cómo entrenar tu cerebro, y estarás aprovechando la fuerza de tu mente y cambiando tu vida antes de que te des cuenta. Aquí tienes diez formas sencillas de empezar a meditar ahora mismo y mantenerlo de forma regular:
Tenemos tendencia a hacer la meditación más compleja y difícil de lo que debe ser. Tómatelo con calma. Siéntate en una posición cómoda para empezar. Siéntate con las piernas cruzadas en el suelo, sobre una almohadilla de meditación, un cojín o una manta si eres flexible, con las rodillas justo debajo de las caderas. Siéntate en una silla con los pies en el suelo si aún no lo estás.

Te pueden interesar

5 min de lectura
4 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad