octubre 14, 2021
Meditacion para concentrarse

Meditacion para concentrarse

Meditación guiada de 5 minutos para la concentración

Según la creencia popular, Buda enseñó dos formas de meditación: la meditación de atención plena y la meditación de concentración. Dicen que la meditación de atención plena es el camino directo, mientras que la práctica de la concentración es la ruta escénica, que puedes tomar bajo tu propio riesgo porque es muy probable que te atasques y nunca salgas de ella. Cuando se observa lo que el Buda realmente enseñó, se nota que nunca distingue estas dos prácticas. Ambas son piezas del mismo rompecabezas. Cada vez que habla de la atención plena y de su lugar en el camino, deja claro que el objetivo de la práctica de la atención plena es conseguir que la mente se calme y encuentre un lugar en el que pueda sentirse realmente en casa, en el que pueda mirar las cosas con firmeza y verlas como son.
Podemos fijarnos en las tres etapas de la práctica de la atención plena que aparecen en el Sutta de los Fundamentos de la Atención Plena para ver cómo la Atención Plena y la Concentración Plena se ayudan mutuamente en la práctica. Consideremos el cuerpo humano. La primera etapa consiste en mantener la atención en el cuerpo como un todo, dejando de lado la codicia y la angustia en relación con el mundo exterior. Esto implica tratar el cuerpo como un cuerpo, en lugar de preocuparse por lo que representa o por lo que hará en el mundo. Puede ser atractivo o poco atractivo. Puede ser poderoso o ineficaz. Puede ser ágil o torpe, o cualquiera de los otros problemas que nos vienen a la mente cuando pensamos en el cuerpo. Deja de lado esas preocupaciones, dice el Buda.

Meditación para la concentración, el poder de la memoria y el enfoque en

Puede parecer que tu cerebro no hace nada cuando meditas, y esto es válido en ciertos aspectos. Sin embargo, como señala el profesor Vishton, la meditación no es una pérdida de tiempo y, de hecho, puede aumentar la capacidad cerebral con el tiempo.
Dado que el cuerpo y la mente están quietos durante la meditación, despejar la mente de pensamientos distractores y poner el cerebro en reposo antes de empezar una tarea complicada mejora el rendimiento al realizarla. Foto de Shutterstock por Malivan Iuliia
La meditación, según los neurocientíficos, minimiza la tensión, potencia la atención y, finalmente, aumenta el número de neuronas de tu cerebro. Alrededor de los tres años, el número de neuronas de tu cerebro alcanza su máximo.
Si puedes evitar que se reduzcan con un ejercicio diario de una media hora, la actividad merecerá la pena con toda seguridad. El profesor Vishton sugiere que pruebes la meditación diaria durante unas semanas como mínimo.
Se ha demostrado que la meditación regular aumenta la concentración en los estudios. En la misión Stroop se muestran en la pantalla de un ordenador una serie de palabras en color, con las letras escritas en colores que no se ajustan a la palabra.

Meditación guiada para el estudio y los estudiantes (15 minutos)

Sólo se necesitan diez minutos para completarla. Te ayudará a bajar la presión arterial, reducir el estrés y la ansiedad. Incluso puede hacerte dormir como un ángel, según una nueva investigación publicada en JAMA Internal Medicine. Sí, la meditación es una forma de arte divina, pero también es un estudio. Y, como en todas las ciencias, se puede afinar la técnica hasta que se convierta en una segunda naturaleza: Sin rastro de error, mecánica y robóticamente funcional.
Para ello, hemos recopilado las investigaciones más recientes y los consejos respaldados por expertos para ayudarte a concentrarte, a concentrarte de verdad, como nunca antes durante tu próxima sesión de meditación. Siga leyendo para saber cómo aprovechar al máximo su descanso diario. Conozca Las 100 maneras de vivir hasta los 100 años para obtener más consejos fantásticos para vivir mejor.
Fotografías por cortesía de Shutterstock
Sí, la sabiduría tradicional dicta que puedes meditar al menos 10 minutos al día para disfrutar de todos los beneficios. Sin embargo, Leo Babauta, autor de Hábitos zen esenciales: Mastering the Art of Change, cree que Simplemente, empezando con sólo dos minutos al día -menos del tiempo que tardas en cepillarte los dientes- puedes entrenar gradualmente a tu cuerpo para que se acostumbre a la concentración focalizada. Aumente la duración en dos minutos cuando haya completado una semana de meditación de dos minutos al día. Continúa a este ritmo hasta llegar a los diez minutos. En poco tiempo alcanzarás tus 70 minutos semanales de felicidad mental.

Meditación guiada de 10 minutos para concentrarse

Según investigadores de la Universidad de Harvard, nuestra mente se pierde en pensamientos el 47 por ciento del tiempo. En el caso de los estudiantes, estos sentimientos suelen ser provocados por uno de estos dos escenarios: rumiar el pasado o preocuparse por el futuro. La tristeza y la depresión pueden ser el resultado de lo primero, mientras que el estrés y la ansiedad pueden ser el resultado de lo segundo. Las emociones pueden volverse insoportables si se ignoran.
La concentración se fija en una sola cosa, como una palabra, una respiración o una entidad. La intención es impedir que la mente divague liberando los pensamientos y manteniendo o reenfocando la atención en ese punto.
La meditación no implica necesariamente sentarse en silencio. Los movimientos lentos y regulares que se concentran en la respiración, como el yoga y el tai chi, pueden ser igualmente eficaces para calmar la mente y el cuerpo.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad