octubre 17, 2021
Meditacion de la palabra

Meditacion de la palabra

Meditación en audio – meditación guiada por palabras clave

Kirk luchó por entender y aplicar este versículo en relación con sus tiempos de oración, ya que no tenía conocimientos de griego bíblico. Más tarde, descubrió que la palabra estudio significaba estar atento, continuar la práctica o meditar, lo que dio un nuevo significado a sus tiempos de oración.
Busca las frases y términos principales mientras lees el versículo muchas veces. Concéntrate en lo que has leído y en lo que puede significar. Considera los términos alternativos. Toma nota de cómo el énfasis en esas palabras influye en el contexto del versículo.
Cierra tu Biblia para no distraerte con otros versículos y escribe el versículo exactamente como está escrito. Escribe una frase corta y luego pasa al siguiente paso: decirla. Haz una lista de las ideas, revelaciones u observaciones que tengas. Haz varias copias de la expresión. Escribir la palabra desbloquea algo en nuestro entendimiento que la lectura no siempre abre; puede ser fuerte y perspicaz.
Di el versículo en voz alta, lo suficientemente alto como para que lo escuches. “La fe viene de la escucha, y la escucha viene de la palabra de Dios” (Romanos 10:17). Ciertas palabras saltarán a la vista cuando repitas frases de la Escritura. Mientras tu corazón se comunica con el suyo a través de su Palabra viva, repite estas palabras en voz baja ante el Señor.

Meditando en la palabra de dios: escrituras para aliviar la ansiedad y

La meditación se relaciona a menudo con las filosofías orientales o las prácticas de la Nueva Era, pero también tiene un papel importante en la fe cristiana. Como cristiano, una de las formas más importantes de meditar es en la Palabra de Dios. A diferencia de otros tipos de meditación que requieren que “vacíes” tu mente, ésta te permite sumergirte en la verdad de Dios y pensar profundamente en ella.
Resumen del artículo
XPara meditar en la Palabra de Dios, empieza por concentrarte en un tema o en un versículo específico. Busca un lugar tranquilo para sentarte y despejar tu mente, y luego lee varias veces el versículo o pasaje elegido. Para ayudarte a deconstruir el contexto del versículo, memorízalo, toma notas y subraya las palabras clave. Para comprenderlo mejor, trata de repetir la idea en tus propios términos y luego intenta incorporar lo que has aprendido en tu vida cotidiana. Sigue leyendo para saber cómo elegir un tema de meditación.
“Ante todo, quiero expresar mi gratitud a Dios por este post. Estoy en el camino de la recuperación del alcoholismo. Llevo diez meses sobrio y lo único que quiero es tener una relación más estrecha con Dios y hacer su voluntad, por lo que me gustaría tener una comprensión más profunda de la Biblia. para aclarar mi mente y profundizar en mi confianza…”

Meditar diariamente en la palabra de dios

Cada día, tendremos que poner en práctica lo que hemos aprendido. El Espíritu Santo sigue con nosotros, y el Señor desea que su palabra sea transmitida. Para acercarse al Cielo, haz estos ejercicios. “Tu palabra es una lámpara para mis pies y una luz para mi camino”, dice el narrador. 119:105 Salmos Haz de Dios tu única fuente de inspiración. Sólo el Señor Jesucristo debe ser nuestro modelo, pues es el único que posee una perfección total y un amor sin límites. La sabiduría ejemplificada por Jesús es una fuente constante que debemos consultar si nos enfrentamos a la decisión de qué hacer en cualquier situación. Sólo tenemos que imaginar lo que haría Jesús si estuviera en nuestro lugar. Su gracia infinita y su perdón inagotable lo convierten en un Padre que merece ser imitado. Sabemos que, siguiendo su ejemplo, podremos recibir la bendición de la vida eterna a su lado.
“Pero sed hacedores de la expresión, no sólo oidores, para que no os engañéis”. 1:22 Santiago Que tus hechos sean más poderosos que tus palabras. Está claro que llenarse la boca de palabras no sirve de nada si nuestros actos no están a la altura de lo que decimos. Somos dignos de ser llamados hijos de Dios por la fuerza de nuestros actos, que serán los que finalmente nos determinen, en lugar de los términos que “se lleva el viento”, como alguien dijo una vez.

Meditar en la palabra de dios

Mi amigo Jim parecía dispuesto a incorporar la meditación bíblica a su tiempo devocional diario después de que le explicara la idea y le destacara algunos de sus beneficios. “Creo que comprendo el concepto”, dijo Jim. “Lo importante no es la cantidad de Escrituras que lees, sino la cantidad que procesas y aplicas. Incluso cuando se trata de leer la Biblia, creo que menos es más”. La única preocupación de Jim era si podía meditar de la manera “adecuada”. Le dije que no había un enfoque único para meditar en un versículo bíblico, pero pensé que algunas indicaciones podrían ser útiles para empezar.
Por dónde empezar Empieza por elegir un versículo o una frase de las Escrituras. Asegúrate de haber leído los versículos que preceden al versículo o la palabra para poder entenderlo en su contexto. Escribe el versículo elegido en una tarjeta de 3′′ x 5′′ o resáltalo en tu teléfono o pantalla electrónica.
Empieza por leerlo muchas veces e intenta memorizarlo lo más posible. Luego piensa en y la palabra y lo que dice sobre Dios, su plan y su obra en tu vida mientras reflexionas lentamente el versículo palabra por palabra. ¿Hay algo en las palabras que revele algo sobre Dios? ¿Qué podemos decir de nosotros mismos? ¿Qué opciones tenemos para responder u orar sobre el significado de estas palabras? Reza lo que necesites mientras consideras las palabras de este versículo.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad