octubre 17, 2021
Curacion a traves de la meditacion

Curacion a traves de la meditacion

Meditación para encender su poder de curación: emocional y

Nuestra alma reside en un estado de felicidad, amor y realidad. Está completa y equilibrada por naturaleza. Sin embargo, lo que no es saludable es que hemos perdido el contacto con nuestro ser interior. No tenemos ni idea de quiénes somos como almas. En cambio, nos hemos identificado tanto con nuestra mente, cuerpo y entorno que hemos perdido de vista un aspecto importante de lo que somos, nuestro lado espiritual.
Nos duele estar separados de nuestro corazón o espíritu interior. El malestar puede aparecer como una inquietud constante causada por algo de lo que no somos conscientes. Corremos de un lado a otro buscando encontrar satisfacción en esfuerzos externos, sólo para decepcionarnos cuando la felicidad que esperábamos no se materializa. Somos conscientes de que nos falta algo, pero no sabemos qué es.
Lo que buscamos ya está dentro de nosotros. Nuestra alma es lo único que puede hacernos felices. La inquietud interior de algunas personas proviene de la necesidad de comprender los misterios de la vida. En algún momento de nuestra vida podemos empezar a preguntarnos: “¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos y a dónde queremos ir después de esta vida? ¿Cuál es el propósito de nuestra vida? ¿Hay un espíritu aquí? ¿Hay una deidad? Nos sentimos inquietos cuando no tenemos respuestas definitivas a estas preguntas. Nos gustaría conocer las respuestas pero no sabemos dónde buscar.

Meditación guiada de 15 minutos sanarse a sí mismo de forma consciente

La meditación actúa como un espejo pulidor para el alma. El espejo está empañado o emborronado hasta que meditamos, nublando nuestra visión. Cuando nos quedamos quietos y retiramos nuestros sentidos externos, somos capaces de concentrarnos más en nuestro interior. Empezamos a notar la mente de mono, que nos dice mucha información contradictoria. Podemos construir un espacio dentro de nosotros mismos observando nuestros pensamientos y dejándolos ir sin juzgarlos. Entonces podemos unirnos a nuestro núcleo del alma/corazón, que es donde encontramos nuestra verdadera existencia. En esta habitación tenemos acceso a la armonía, la presencia, la compasión, la devoción, la alegría y la dicha. La práctica diaria pule el espejo, permitiéndonos vernos a nosotros mismos y a los demás con mayor claridad. Como resultado, la meditación es una forma de autocomunión que te permite estar en comunidad con los demás.
Para empezar bien el día, intenta meditar por la mañana. Puedes reeducar al cerebro para que haga una pausa antes de responder en la vida, haciendo una pausa para sentarse y atraer al interior cuando la tendencia es dejarse arrastrar por la logística de lo que está por venir, haciendo una pausa para sentarse y atraer al interior cuando la tendencia es dejarse arrastrar por la logística de lo que está por venir, haciendo una pausa para sentarse y atraer al interior cuando la Meditación, por otro lado, puede ser útil en cualquier momento del día y también puede ayudarte a conciliar el sueño por la noche, así que haz lo que más te convenga.

Cómo curarse a través de la meditación

Nuestro cuerpo es un aparato asombroso con poderes autocurativos incorporados. Sabe cómo mantenerlo a salvo en todos los frentes, siempre bajo el control de nuestros sentimientos y pensamientos: aplastando los gérmenes desagradables, reparando el ADN deshilachado, mejorando la longevidad, eliminando las toxinas, evitando las infecciones, anulando las células cancerosas y, simplemente, manteniéndolo en orden de pies a cabeza.
Entonces, ¿por qué la capacidad natural de nuestro cuerpo para repararse a sí mismo suele fallar? El sistema nervioso simpático, que gobierna la respuesta al estrés de “lucha o huida”, y el sistema nervioso parasimpático, que regula la “respuesta de relajación”, son los dos principales centros de mando y control de su sistema nervioso. En este último caso, debes estar relajado para que la capacidad innata de autocuración de tu cuerpo funcione correctamente.
¿Por qué nuestro sistema nervioso se descontrola tan fácilmente? Si un león intenta perseguirnos para conseguir su próxima comida, nuestra respuesta al estrés derivada del hombre de las cavernas se activa para ponernos en alerta máxima. El problema es que, aunque el hombre moderno ya no se ve amenazado por los constantes ataques de los leones, nuestras respuestas al estrés siguen activándose unas cuantas docenas de veces al día por término medio.

Una meditación para sanar ♂️

La meditación curativa puede ayudar a las personas que sufren dolores crónicos u otros problemas médicos a sentirse mejor en su cuerpo y en su mente. Algunas personas afirman que la meditación curativa les ha dado resultados drásticos, mientras que otras simplemente disfrutan del alivio del estrés que supone sentarse tranquilamente y concentrar la mente. Los métodos de visualización se utilizan a menudo en la meditación curativa.
Aunque no se ha demostrado que la meditación cure enfermedades específicas, los pacientes han informado de que puede ser beneficiosa cuando se combina con otras terapias. Por un lado, la meditación puede ayudar a aliviar la ansiedad, lo que puede provocar cambios positivos en el cuerpo. Es importante estar abierto al proceso y confiar en su capacidad de ayuda, pero también ser capaz de darle tiempo.
La imaginería dirigida es una forma de meditación tranquilizadora en la que se construyen imágenes mentales en respuesta a la guía de otra persona. Si tienes cáncer, por ejemplo, se te puede pedir que visualices a los glóbulos blancos luchando y derrotando a las células cancerosas, al tiempo que purgas las células malas de tu cuerpo.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad