octubre 16, 2021
Prolactina y estres

Prolactina y estres

Migraña común debida al estrés – resumen en vídeo

Echa un vistazo a esta tabla: La tabla 1 muestra las características conductuales de las ratas a las que se les administró oPRL intracerebroventricular en la prueba de natación forzada (10 min, hembras y machos) y en la prueba de campo abierto (15 min, hembras) Efectos de la focalización de ODN antisentido de PRL-R en el cerebro sobre el comportamiento relacionado con la ansiedad La regulación de la expresión de PRL-R mediante la focalización antisentido aumentó significativamente el comportamiento relacionado con la ansiedad en el EPM en ratas hembras, en comparación con los controles tratados con vehículo o con bases mixtas de ODN (que no fueron diferentes entre sí), ya que tanto el porcentaje de entradas en el ANOVA F(2,18) = 13. 2; p = 0,001] como el porcentaje de tiempo en F(2,18) = 6,50; p = 0,007] los brazos abiertos del EPM (Fig.3 ). Además, el número de entradas completas en los brazos abiertos disminuyó (F(2,18) = 3,18; p = 0,041), mientras que la actividad locomotora aumentó en las ratas tratadas con PRL-R antisentido (F(2,18) = 4,52; p = 0,02).
Figura 3: Actividad relacionada con la ansiedad en el EPM después de la focalización antisentido de PRL-R en el cerebro. En comparación con las ratas hembras vírgenes tratadas con vehículo (Veh) o con bases mixtas ODN (MB), la actividad relacionada con la ansiedad aumentó después de 5 días de infusión intracerebroventricular crónica de ODN antisentido de PRL-R (PRL-R-AS), como lo demuestra la disminución del porcentaje de entradas en, el porcentaje de tiempo en y la cantidad de entradas completas en los brazos abiertos del EPM. Los datos son medias s.e.m. *p 0,05, **p 0,01. La PRL inhibe las respuestas neuroendocrinas a los factores de estrés: implicación de la PRL-RA cerebral Después de 5 días de infusión intracerebroventricular crónica de vehículo u oPRL, el ANOVA de dos vías no reveló diferencias sustanciales en los niveles de ACTH basales e inducidos por el estrés entre los grupos factor período, F(3,42) = 36,9; p 0,0001; factor atención, F(1,14) = 0,62; p = 0,44]. Se realizaron estadísticas separadas sobre las concentraciones hormonales basales F(1,14) = 5,05; p = 0,04] y el aumento de la secreción hormonal inducido por el estrés como porcentaje de los niveles basales F(1,14) = 6,03; p = 0]. .02] En las ratas tratadas con oPRL, hubo mayores concentraciones plasmáticas basales de ACTH y un menor aumento de la secreción de ACTH inducido por el estrés (Fig. 4A).

Interacciones de las hormonas y los neurotransmisores | integrative

En los seres humanos, se ha demostrado que los niveles séricos de la hormona hipofisaria anterior prolactina aumentan en respuesta a diversos factores de estrés psicológico. Sin embargo, los resultados de los estudios experimentales sobre el estrés en el laboratorio que analizan la respuesta aguda de la prolactina al estrés psicológico han sido contradictorios, ya que se han identificado niveles de prolactina aumentados, disminuidos o sin cambios.
Treinta hombres y 15 mujeres de entre 30 y 50 años participaron en el Test de Estrés Social de Trier (TSST), un método para estudiar las respuestas al estrés psicobiológico en un entorno de laboratorio. Se tomaron muestras de sangre antes, durante y después de la prueba de estrés, así como tras 30 minutos de recuperación.
En respuesta al factor de estrés, se observaron niveles de prolactina significativamente más altos, así como un aumento de la hormona adrenocorticotrópica (ACTH) en plasma, el cortisol sérico, la frecuencia cardíaca, la presión arterial sistólica (PAS) y la presión arterial diastólica (PAD). El patrón de respuesta de la prolactina no varió entre hombres y mujeres, aunque hubo algunas pruebas de que las respuestas de las mujeres fueron mayores. En general, se observaron grandes diferencias individuales en la magnitud de la respuesta. Las diferencias individuales en la respuesta de la prolactina en hombres y mujeres sanos estaban significativamente relacionadas con la gravedad de la respuesta del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal (HPA) y, en menor grado, con las respuestas cardiovasculares, lo que sugiere que las diferencias individuales en la respuesta de la prolactina dependen de la activación general del estrés fisiológico. La magnitud de la respuesta también se relacionó con la cantidad de estradiol en las mujeres.

Endocrinología | médula suprarrenal | catecolaminas

Un tumor benigno (no canceroso) de la hipófisis que libera la hormona prolactina se conoce como prolactinoma. La hipófisis, situada en la base del cerebro, es una glándula del tamaño de un guisante que regula el desarrollo de numerosas hormonas.
Durante el embarazo y la lactancia, la prolactina da instrucciones a los pechos de la mujer para que generen leche. La hiperprolactinemia, o el exceso de prolactina en la sangre, puede provocar infertilidad y otros problemas. Los prolactinomas y los problemas de salud asociados suelen tratarse con éxito con medicamentos.
El prolactinoma puede causar diversos síntomas y complicaciones tanto en hombres como en mujeres. Algunos de ellos se deben al tamaño y la posición del tumor, mientras que otros se deben a la presencia de mucha prolactina en el organismo.
Los prolactinomas suelen ser delgados, con un diámetro inferior a un centímetro. Los microprolactinomas son el término médico para estos pequeños tumores. En raras ocasiones, un tumor puede alcanzar un diámetro superior a un centímetro. Los macroprolactinomas son el término para estos tumores más grandes. Los macroprolactinomas pueden ejercer presión sobre la hipófisis y las estructuras cerebrales cercanas. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

¿cómo puede el estrés causar infertilidad?

el objetivo La deficiencia en la regulación inmunitaria está implicada en la patogénesis de una serie de trastornos inflamatorios crónicos, entre ellos la EII. Aunque existe una conexión entre el estrés psicológico y la inflamación intestinal, se desconoce el mecanismo subyacente. Esta investigación pretende descubrir una conexión entre el estrés psicológico y la disfunción de las células T reguladoras (Treg), así como el papel de las Treg en la promoción de la inflamación intestinal.
Conceptualización Para provocar el estrés psicológico en ratones, los investigadores utilizaron un modelo de estrés por restricción. Los efectos inmunosupresores en el intestino se utilizaron para evaluar las funciones de las Treg. Se combinó una dosis baja de ácido trinitrobenceno sulfónico (TNBS) o sulfato sódico de dextrano (DSS) con la tarea de estrés crónico para crear un modelo de inflamación intestinal en ratones.
Conclusiones La función supresora de las Tregs intestinales se vio perjudicada después de que los ratones fueran sometidos a un estrés de restricción, a pesar de que la frecuencia de las Tregs en el intestino permaneció inalterada. El estrés hizo que las Tregs en el intestino se diferenciaran en células T foxhead box P3+ interleucina (IL)-17+ factor de necrosis tumoral (TNF)-+, según más investigaciones. También descubrimos que la prolactina derivada del estrés hacía que las células dendríticas (DC) produjeran IL-6 e IL-23 in vitro e in vivo, lo que desempeñaba un papel clave en los cambios del fenotipo Treg. El estrés crónico favoreció el inicio de la inflamación intestinal inducida por una dosis baja de TNBS o DSS, que se evitó con el pretratamiento con cabergolina, un inhibidor de la prolactina.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad