octubre 21, 2021
Estres y diabetes

Estres y diabetes

El estrés: cómo afecta a la diabetes

La forma en que su cuerpo y su mente responden a circunstancias nuevas o estresantes se llama estrés. Puede ser algo a corto plazo, como la ansiedad por una presentación que vas a dar al día siguiente en el trabajo. O ir a una fiesta de fin de semana en la que no conoces a mucha gente. También puede ser un acontecimiento físico, como un accidente o una enfermedad.
Cuando estás nervioso, se liberan hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina. Esto debería proporcionarle suficiente energía para reaccionar ante una situación de “lucha o huida”. La resistencia a la insulina se produce cuando las hormonas tienen dificultades para que la insulina funcione correctamente. Al no poder llevar suficiente energía a las células, los niveles de azúcar en sangre aumentan.
Cada persona maneja las circunstancias estresantes a su manera. Pruebe la herramienta Gestor de Estrés en nuestra Zona de Aprendizaje si quiere ajustar su forma de responder para que las cosas le vayan mejor. Para obtener un curso de acción que le ayude a simplificar las circunstancias difíciles, responda a las preguntas sobre cómo afronta las exigencias del manejo de su enfermedad.
“Empecé a creer que no era tan estúpido, que no todo era culpa mía. Que un día debería desayunar lo mismo y al siguiente no tener una hipo. Dejé de culparme inmediatamente, como había hecho en el pasado”.

¿puede el estrés causar diabetes?

En algún momento de su vida, todo el mundo se encuentra con el estrés, que puede provocar preocupación, ansiedad y tensión. A todo el mundo le afecta el estrés en cierta medida, pero cuando las personas descubren que tienen diabetes, puede ser más difícil de controlar. La diabetes es una enfermedad crónica que requiere un control continuo, conciencia y toma de decisiones. Por ello, el autocontrol de la diabetes puede ser exigente, complicado y estresante. En realidad, es una situación difícil porque la diabetes cansa, y el estrés empeora la diabetes.
El estrés puede dificultar el control de la diabetes porque puede alterar la rutina diaria y provocar un desgaste físico. Cuando una persona está estresada, el cuerpo responde liberando adrenalina y cortisol en el torrente sanguíneo, además de aumentar la frecuencia respiratoria. La sangre se dirige a los músculos y extremidades del cuerpo, ayudándole a combatir la situación. Si tienes diabetes, tu cuerpo no podrá absorber la glucosa producida por las células nerviosas que se disparan. Si no puede convertir la glucosa en energía, se acumula en el torrente sanguíneo y aumenta los niveles de glucosa en sangre.

Estrés y diabetes: lo que hay que saber

Cuando descubrió por primera vez que tenía diabetes, comprobó su nivel de azúcar en sangre con frecuencia para ver si la dieta, el ejercicio, el estrés y las enfermedades podían afectar a sus niveles de azúcar en sangre. A estas alturas ya te has dado cuenta en su mayor parte. Y, de repente, ¡hay una explosión! Algo está provocando la subida del azúcar en sangre. Cuando intentas modificarlo con comida, ejercicio o insulina, baja a niveles peligrosamente bajos. Estás en una montaña rusa que ningún diabético quiere experimentar.
Deben evitarse otros factores que pueden provocar una bajada de azúcar en la sangre. El calor extremo, por ejemplo, puede hacer que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que permite que la insulina se absorba con más facilidad y puede provocar una bajada de azúcar. Si vas a probar una nueva actividad, comida o circunstancia, comprueba tus niveles de azúcar en sangre antes y después para ver cómo respondes.

El estrés y la diabetes de tipo 2

Te han dado la noticia de que tienes diabetes. Vivir con este reto le hará experimentar una tormenta de sentimientos, tanto si se trata de un diagnóstico nuevo como de uno que ya lleva tiempo. Estos son algunos de los sentimientos que se pueden experimentar:
Son reacciones normales por las que pasan muchas personas, sobre todo cuando se les diagnostica diabetes por primera vez. Estos sentimientos también los puede sentir alguien que lleva mucho tiempo controlando la diabetes. Los problemas emocionales pueden hacer que sea más difícil cuidarse -comer bien, hacer ejercicio y descansar-, lo que puede perjudicar la regulación del azúcar en sangre. Además, es posible que intente aliviar el estrés con hábitos poco saludables, lo que puede provocar complicaciones en la diabetes.
La mayoría de las personas sienten el estrés como una tensión emocional o física. La preocupación, la ansiedad y el estrés son todos resultados posibles. El estrés puede estar causado por actividades cotidianas o por cambios en la vida de la persona. A todo el mundo le afecta el estrés en cierta medida, pero cuando las personas descubren que tienen diabetes, puede ser más difícil de controlar.
El estrés puede dificultar el control de la diabetes porque puede alterar la rutina diaria y provocar un desgaste físico. Las hormonas del estrés elevan la presión arterial, aumentan el ritmo cardíaco y pueden provocar un aumento del azúcar en sangre. Los niveles de azúcar en sangre demasiado altos pueden hacer que se sienta deprimido o cansado. Los niveles bajos de azúcar en sangre pueden hacer que se sienta irritable o ansioso.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad