septiembre 18, 2021
Debilidad en piernas y brazos ansiedad

Debilidad en piernas y brazos ansiedad

Ansiedad debilidad un lado del cuerpo

La fatiga muscular puede ser un signo aterrador de la ansiedad. La experiencia puede ser muy angustiosa y provocar una tensión y preocupación extremas, lo que agrava la ansiedad. Por último, creer que se carece de la fuerza física necesaria para llevar una vida normal puede ser muy desafiante. En este post, veremos la conexión entre la ansiedad y la fatiga muscular, así como algunas estrategias de afrontamiento que se pueden probar. Siga leyendo para saber más.
La fatiga muscular es un síntoma común de los trastornos de ansiedad. Sin embargo, si tienes problemas para dormir, puedes consultar a un médico para asegurarte de que no se trata de algo médico o físico. Sin embargo, la fatiga muscular que experimentas casi siempre está relacionada con tu ansiedad. Estas sensaciones de debilidad, hormigueo o entumecimiento muscular, aunque son angustiosas y molestas, no son peligrosas en sí mismas.
Sin embargo, ¿se trata realmente de que tus músculos están temporalmente debilitados, o es simplemente tu miedo el que te está jugando una mala pasada? La debilidad muscular es sobre todo una cuestión de opinión. Aunque algunas personas tienen dificultades para ponerse de pie o sentarse, pocas personas “prueban” sus músculos para ver si realmente están más débiles. Hay una serie de factores que contribuyen a esta sensación de insuficiencia. Son los siguientes:

Síntomas físicos de la ansiedad

Los trastornos de ansiedad y de pánico pueden provocar una serie de síntomas físicos angustiosos. Muchas personas no son conscientes de que sus síntomas son desencadenados por la ansiedad, lo que puede agravar el problema porque creen que sus síntomas son causados por una enfermedad subyacente, lo que puede provocar aún más ansiedad. Aprender sobre la ansiedad y ser capaz de entender los signos físicos ayudará a romper este círculo vicioso. A continuación se enumeran los diez síntomas físicos más comunes de la ansiedad.
Uno de los signos más comunes de la ansiedad, el trastorno de pánico, el estrés crónico, la depresión y otras condiciones de salud mental es la fatiga. La ansiedad crónica hace que el cuerpo y la mente estén tensos y alerta todo el tiempo. El malestar emocional y la tensión física son el resultado de la vigilancia continua del mundo externo e interno por parte de la mente en busca de amenazas. Este estado de alerta constante provoca fatiga mental y física, que puede durar incluso después de una buena noche de sueño.
La ansiedad es una reacción natural al peligro que el ser humano necesita para vivir. Los altos niveles de ansiedad provocan cambios fisiológicos que ayudan al cuerpo a prepararse para las amenazas y el riesgo, lo que también se conoce como la respuesta de lucha o huida. Sin embargo, si se tiene una ansiedad persistente, el cuerpo y la mente pueden ser incapaces de distinguir entre las amenazas reales y las percibidas, lo que hace que el reflejo de lucha o huida se active todo el tiempo. El aumento del ritmo cardíaco es uno de los primeros cambios que se producen durante la respuesta de lucha o huida.

¿por qué mis brazos se sienten pesados y débiles?

La atrofia multisistémica es una enfermedad mortal que provoca la rigidez de los músculos. También provoca problemas de respiración, equilibrio y mal funcionamiento de las funciones internas del cuerpo, como la presión arterial y el control de la vejiga. ¿Cuándo suelen aparecer los signos de esta enfermedad?
La debilidad muscular se describe como una pérdida de fuerza muscular. Es decir, a pesar de sus esfuerzos, las personas son incapaces de levantar un músculo con normalidad. Sin embargo, esta palabra a veces se malinterpreta. Muchas personas con una fuerza muscular normal afirman que se sienten lentos cuando están cansados o que su movilidad se ve restringida por el dolor o la rigidez de las articulaciones. La fatiga muscular puede ser un signo de un problema del sistema nervioso.
Los nervios sirven para comunicarse entre el músculo y el cerebro mientras se mueve. Los sentidos pueden ser la fuente de la motivación para mover un músculo. Los receptores sensoriales de la piel, por ejemplo, permiten a las personas decidir cómo se siente algo, como cuando sienten la textura de la tela o meten la mano en el bolsillo para encontrar una moneda de cinco centavos entre un revoltijo de monedas. Esta información se envía al cerebro, que a su vez envía un mensaje al músculo indicándole cómo responder. En esta forma de intercambio intervienen dos complejas vías nerviosas:

Las piernas de la ansiedad se sienten raras

Los síntomas de ansiedad se asocian comúnmente a un trastorno de salud mental que provoca sentimientos de preocupación, inquietud, miedo y nerviosismo. Sin embargo, aunque tenemos razón al suponer que se trata de un problema de base cerebral, también es un estado físico que puede desencadenar síntomas físicos de ansiedad. “La ansiedad es una sensación que se tiene cuando se cree que algo malo va a ocurrir en el futuro. Los sentimientos asociados a la ansiedad también pueden definirse con términos como ‘aprensivo’, ‘incierto’, ‘nervioso’ y ‘al límite’. ” En su guía Understanding Anxiety, Nicky Lidbetter, directora general de Anxiety UK, explica.
Resulta beneficioso comprender la amplia gama de síntomas físicos de ansiedad que una persona con un trastorno de ansiedad o de pánico puede experimentar durante un ataque de pánico y de forma habitual. Saber que ciertas sensaciones físicas son síntomas de ansiedad tranquilizará a la mente ansiosa de que no está sufriendo una enfermedad más grave. También sirve como recordatorio de que estas sensaciones físicas, aunque fácilmente malinterpretadas, son muy reales y tienen explicaciones científicas válidas. “La ansiedad es absolutamente natural y algo por lo que cualquier ser humano pasa en algún momento”, dice Nicky. Comprender la ciencia que hay detrás de los síntomas físicos de la ansiedad y por qué nuestro cuerpo responde de la manera en que lo hace nos ayudará a deconstruir la ansiedad, a disipar nuestra visión de ella como un tirano todopoderoso, a conocer nuestro cuerpo y, finalmente, a recuperar el control. Cada uno de los signos físicos de la ansiedad tiene una causa fisiológica.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad