octubre 22, 2021
Ayudar a alguien con ansiedad

Ayudar a alguien con ansiedad

Cómo ayudar a alguien con ansiedad o depresión

Saber qué hacer y cómo apoyar a quienes padecen un trastorno de pánico puede ser un reto. Aunque puedes dar a tu amiga tu apoyo y animarla a buscar tratamiento clínico, también es importante que te cuides a ti misma.
Los ataques de pánico pueden aparecer en cualquier momento y sin previo aviso. Aprende los síntomas de los ataques de pánico para poder reconocerlos cuando se produzcan y saber qué hacer para ayudar a tu amiga.
Conversa tranquilamente con tu amigo. No te tomes como algo personal lo que digan o hagan, intenta conservar tu neutralidad. No se comportan normalmente porque están en medio de una respuesta de estrés de lucha o huida.
Intenta empatizar y aceptar que no siempre entiendes por lo que están pasando. Aunque todo te parezca perfecto durante un ataque de pánico, tu amigo está en grave peligro. Deben evitarse frases como “cálmate” o “¿qué te pasa?”.

7 maneras de ayudar a alguien con depresión (afrontamiento

Ante todo, quiero que sepas que mi corazón se rompe por ti. Estás viendo cómo alguien a quien quieres se hace un agujero en su propia alma. Están asustados y dando vueltas, aplastados por el peso del miedo.
Sé lo doloroso que es ver sufrir a alguien a quien quieres; he pasado por ello. Me gustaría compartir algunas formas realistas de ayudar a alguien que sufre de ansiedad, ya sea su pareja, compañero, padre, hermano o bebé. Usted no tiene influencia sobre sus pensamientos o acciones, pero sí tiene control sobre la forma en que los ayuda, respeta y ama durante este momento difícil.
Este artículo está dirigido a aquellos que tienen seres queridos adultos que se enfrentan a la ansiedad. Si tienes un niño pequeño que sufre de ansiedad, mira este video para conocer más formas de apoyo apropiadas para su edad.
Algunas personas tienen un zumbido de miedo de bajo nivel que se cierne sobre ellas como una nube de tormenta, mientras que otras tienen temporadas o días más episódicos que surgen de la nada como un rayo. No te preocupes, no digas nada (al menos al principio) y presta atención si te sientes perplejo, desanimado o incluso irritado por las acciones de tu ser querido. El primer paso para ayudar a tus seres queridos es reconocer los signos y síntomas de la ansiedad.

Qué no decir a alguien con depresión y ansiedad

En un año cualquiera, casi el 18 por ciento de los adultos estadounidenses sufren trastornos de ansiedad. Eso significa que casi uno de cada cinco individuos de su entorno inmediato sufre de ansiedad durante periodos de tiempo más largos, a niveles más altos que la población general y de forma que afecta a su vida diaria.
Los síntomas de ansiedad pueden manifestarse de diversas maneras, incluyendo manifestaciones físicas, psicológicas y de comportamiento. Considere si el comportamiento y/o la actitud de alguien se ajustan a los siguientes síntomas si cree que está ansioso:
1. DETERMINAR EL RIESGO DE SUICIDIO U OTRO DAÑO: Para empezar, decida si están experimentando una crisis. Si están teniendo un ataque de pánico, una autolesión no suicida o pensamientos suicidas, maneja primero la crisis.
2. ESCUCHAR SIN JUZGAR: Si la persona no está en crisis, pregunte cómo se siente y cuánto tiempo lleva con esa sensación. Si preguntan por qué lo haces, diles que te interesa y qué síntomas has visto, pero no juzgues.
3. Proporciona información y restablecimiento: Tu ayuda puede tener un efecto significativo en el individuo. A veces puede ser un reto -el individuo querrá renunciar a la búsqueda de apoyo o se desanimará en el proceso- pero si eres amable, sincero y persistente, podrás persuadirle. Asegúrese siempre de que formen parte del proceso de toma de decisiones, ya que es fundamental tratarles con respeto y concederles autonomía.

Ayuda para la ansiedad: cómo detener la ansiedad y la agorafobia (para

La ansiedad afecta a la mayoría de las personas en algún momento de su vida. Suele ocurrir justo antes de ir a la escuela o de salir de casa por primera vez, así como antes de un acontecimiento importante, como una entrevista de trabajo, un examen, una nueva situación social o una primera cita. La ansiedad no sólo es una emoción humana normal, sino que también puede ser eficaz en pequeñas dosis. La ansiedad puede motivarte a preparar mejor un examen, a completar una tarea a tiempo o a hacer una gran presentación en tu clase cuando te enfrentas a un plazo inminente para un trabajo de clase o un evento importante.
En lugar de darte energía, puede ser mentalmente agotador e interferir en tu vida de diversas maneras. La ansiedad excesiva es un trastorno médico que puede mermar tu capacidad de concentración, provocar síntomas físicos, alterar tu vida académica y tener un efecto perjudicial en tu vida cotidiana.
Las preocupaciones y la paranoia que son persistentes, crónicas, excesivas o abrumadoras son síntomas del Trastorno de Ansiedad Generalizada. La preocupación puede producirse en cualquier momento y de cualquier manera, probablemente durante todo el día. Los sentimientos nerviosos parecen difíciles de “apagar”, y pueden sentirse como si se apoderaran de su vida. Es posible que se produzcan ataques de pánico, pensamientos obsesivos, delirios y síntomas físicos perturbadores.

Te pueden interesar

4 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
5 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad